Artur Mas enfurece al empresariado catalán

stop

Gran malestar en Foment del Treball por la decisión del presidente de no acudir a su evento anual por “diferencias protocolarias”

El president de la Generalitat, Artur Mas /EFE

17 de octubre de 2013 (20:49 CET)

El presidente de la Generalitat, Artur Mas (CiU), ha renunciado a estar presente en la entrega de las medallas de honor y los Premios Ferrer Salat de Foment del Treball. La cita anual de la patronal catalana presidida por Joaquim Gay de Montellà. La decisión ha provocado un gran malestar entre los ejecutivos, quienes han lamentado que se pierda el acto.

El desplante del President se debe a “diferencias protocolarias”, según ha justificado la Generalitat. Como el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (PP), está de viaje en Panamá ejerce en funciones esta responsabilidad su número dos, Soraya Sáenz de Santamaría (PP). La invitada de honor de la entrega de premios empresariales. Esta casuística implica que intervenga en primer lugar en la hora de los parlamentos.

Choque de trenes

Mas quería hacerlo él como President de la Generalitat, pero Sáenz de Santamaría no ha accedido al cambio en el orden del día, según fuentes del Ejecutivo catalán. Por ello, ha cedido el testigo al consejero de Empresa y Ocupación, Felip Puig (CiU).

El desencuentro es una evidencia más del choque institucional entre ambos gobiernos. Las diferencias son tales que han llevado a Mas a preferir hacer un desplante a Sáenz de Santamaría antes que permitir que hablara ella primero.

Diálogo frustrado

Pero su acción también ha dejado con mal sabor de boca al empresariado catalán de Foment del Treball. Un foro que desde el primer momento se ha mostrado distante con el proceso soberanista. Los ejecutivos consultados han mostrado su enojo con Mas, ya que creen que la noche empresarial era una buena oportunidad para propiciar el diálogo entre ambas partes.

“Nadie parece querer acuerdos”, han lamentado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad