Arturo Fernández gana las elecciones de la patronal madrileña

stop

El empresario, que lleva siete años en el cargo, logra la reelección para la presidencia de la CEIM

El presidente de Grupo Cantoblanco, Arturo Fernández | EFE

24 de marzo de 2014 (17:29 CET)

Arturo Fernández, el empresario hostelero que preside la patronal empresarial madrileña y la Cámara de Comercio, ha ganado las elecciones celebradas este lunes y repetirá como máximo responsable de la Confederación de Empresarios Independientes de Madrid (CEIM).

Es la primera vez en sus 36 años de historia, desde que la fundara José Antonio Segurado en 1978, en la que los empresarios madrileños han elegido entre dos candidatos, Fernández e Hilario Alfaro, presidente de COCEM, los comerciantes especializados.

Escrutinio

El escrutinio de los votos se ha prolongado durante cuatro horas y, a falta del recuento de la última mesa electoral, la propuesta de Fernández ha conseguido el mayor número de votos. La mayoría de los delegados presentes en el Centro de Convenciones de IFEMA, en Madrid, han felicitado a Fernández, quien les ha agradecido su confianza: "He ganado por vosotros".

Los 200 miembros elegidos forman la nueva junta directiva de la patronal madrileña, encargada ahora de decidir nominalmente, y a puerta cerrada, al vicepresidente, contador, tesorero y vocales del comité ejecutivo de CEIM.

Nueva junta directiva

Entre los nombres incluidos en la propuesta de Fernández como candidatos destacan el de la ex vicepresidenta, adjunta a la presidencia de la patronal y esposa de Ignacio González, Lourdes Cavero, por Subastas Segre, y el de su hermana, Pilar, por Cuatrecasas.

También figuran Luis Eduardo Cortés (IFEMA), Enrique Cornejo (Asociación de productores y teatro de Madrid), Enrique Cerezo (Fundación Club Atlético de Madrid) y Guillermo Marcos, presidente de UNIPYME que finalmente se integró en la candidatura de Fernández tras anunciar su intención de presentarse a la junta directiva.

Decadencia

Los empresarios capitalinos eligen como patrón al responsable de una compañía en decadencia. En los últimos meses Cantoblanco, su negocio, ha dejado de prestar el servicio de hostelería en el Congreso de los Diputados, la sede de UGT, Turespaña o el propio recinto ferial de Madrid. Los motivos: menos clientes y más deudas sin pagar.

Las de las entidades financieras llevan varios meses estancadas en un supuesto acuerdo de refinanciación que no acaba de llegar.

Situación delicada

Siguen sin aparecer los 50 millones de euros que supuestamente iba a poner Real Investment Holding para quedarse con la mayoría del grupo Arturo Cantoblanco, y también ha quedado en nada la venta del negocio de colectividades.

Dos operaciones con las que Fernández pretendía renegociar su delicada situación financiera, con 20 millones de euros de préstamos ya vencidos e impagados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad