"Caligrafía y clases de baile", las pasiones de Steve Jobs

stop

LA VIDA DE UN GURÚ

El fundador de Apple, Steve Jobs, y el Reed College

en Portland (EEUU), 26 de septiembre de 2015 (21:45 CET)

El común de los mortales recuerda a Steve Jobs como el gurú de Apple. Ese hombre alto, delgado, con gafas que se presentaba ante un público expectante para ofrecer las novedades de la firma tecnológica que, en varios sentidos, ha evolucionado el mercado de los smartphones, las tablet , los reproductores de música y los ordenadores.

Pero, ¿cómo fue Jobs de joven? ¿Qué intereses tenía? El gurú de Apple estudió, aunque por un corto período de tiempo, en el Reed College de Portland, un prestigioso campus que ocupa el puesto número 52 del ranking que elabora cada año la revista Forbes.

Las asignaturas que interesaban a Jobs

¿Y qué estudió allí? "Oficialmente, Jobs se matriculó aquí un semestre, aunque estuvo cerca de un año y medio siguiendo algunas clases como oyente. Le gustaban asignaturas como caligrafía y también asistió a clases de baile", apunta el director de comunicación del Reed College, Kevin Myers, a Economía Digital.

Ya en 2005, en la universidad de Standford, el propio Jobs recordó su paso por el Reed College en un discurso inspirador. Ante la atenta mirada de cientos de estudiantes, Jobs insistió en que nunca se había graduado en una universidad, pero que, sin embargo, algunas clases a las que asistió en Portland --porque simplemente le parecían interesantes-- le sirvieron de ayuda en su posterior carrera profesional. 

"Reed tenía las mejores clases de caligrafía del país. Me sentí fascinado. Y cuando diseñamos el primer Mac fue el mejor ordenador con la tipografía más bonita. Luego Windows nos copió", señaló entonces el fundador de Apple.

Incluso, tal y como explica Myers, también las clases de baile inspiraron a Jobs para animar a algunos personajes de Pixar, otra de las firmas que este gurú tecnológico hizo crecer. Compró la compañía de animación a George Lucas por 10 millones de dólares.

Más de 50.000 dólares al año

Según el propio Jobs, cuando aterrizó en el Reed College no sabía todavía a qué quería dedicarse y, además, entendió que estaba gastando todos los ahorros de su familia. "El Reed era caro", aseguraba Jobs. Y es que la educación en Estados Unidos es de todo menos barata. Según Myers, ahora los estudiantes de esta universidad pagan de media tras cuatro años de estudios unos 19.000 dólares (17.000 euros), eso sí accediendo a los modelos de financiación que ofrece la universidad.

Sin embargo, el coste real de estudiar un año en el Reed es de 56.000 dólares (50.000 €). "La universidad destina cada año unos 22 millones de dólares a financiar los estudios de los alumnos", insiste Myers, quien matiza que el presupuesto de este campus ronda los 100 millones de dólares anuales, es decir, unos 89 millones de euros. 

El Reed es un centro en el que el 75% de los alumnos duerme, come y asiste a las clases, es decir, vive allí. En la actualidad el campus cuenta con unos 1.400 alumnos y cada año se gradúan unos 300.

Otros famosos estudiantes

Por este enorme campus han pasado otras personalidades importantes como Jobs. El diseñador italiano Emilio Pucci también fue alumno del Reed. De hecho, fue él quien diseñó el primer uniforme del equipo de esquí. Y muchos de ellos, como el fundador de Apple, mantuvieron el contacto con el centro tras su paso por él. El escritor David Eddings donó más de 20 millones de dólares a la Reed College tras su muerte.

Y a pesar de que algunos de los estudiantes más ilustres del Reed son hombres, el 55% de los alumnos, en la actualidad, son mujeres. Y un 25% de los graduados comienzan un doctorado, de manera que del Reed salen varios académicos, científicos e investigadores.

En los últimos cinco años, el interés por esta universidad ha aumentado en paralelo al interés, en general, de los jóvenes por Portland. Sin embargo, el Reed no quiere crecer más. "Mantenemos el mismo número de estudiantes para mantener la calidad de los estudios que ofrecemos", añade Myers, quien confiesa que a pesar de que Jobs estudió allí todavía no había un grado de informática hasta este año, sino que se impartían algunas clases. Porque, según apuntan fuentes del campus, el Reed College ayuda a los estudiantes no a estudiar una carrera ni a aprender un oficio, sino "a aprender cómo aprender y a responder algunas de las preguntas que se hacen". 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad