CCOO echa un nuevo pulso a la dirección de Panrico

stop

CONFLICTO LABORAL

De izquierda a derecha: Pedro Izquierdo, José Luís Domínguez y Ginés Salmerón

20 de febrero de 2012 (19:43 CET)

El comité de empresa de la factoría de Panrico en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona), controlado por CCOO, ha medido una vez más sus fuerzas con la dirección de la compañía. En rueda de prensa, han anunciado públicamente que se desmarcan del referéndum que este martes se celebrará en los 10 centros catalanes del grupo de alimentación para aprobar o rechazar el plan de viabilidad dibujado por la Generalitat. El sindicato, prosigue con su convocatoria de huelga indefinida en la fábrica junto con los delegados de CGT a partir de este jueves.

Un día antes, el miércoles, han citado a la cúpula de Panrico en el Tribunal Laboral de Catalunya para negociar una nueva vía de acuerdo. “Si la empresa es mínimamente responsable, accederá a discutir”, afirma el secretario general de la sección de CCOO de la compañía, Pedro Izquierdo. A su vez, desde el entorno del consejero delegado, Joan Casaponsa, tachan de “trámite sin importancia” el encuentro, al que aseguran que asistirán.

Panrico se escuda en la consulta a la que están llamados los 650 empleados en Catalunya. En un comunicado, la dirección recuerda que la hoja de ruta realizada por el director general de Relaciones Laborales, Ramon Bonastre, “quiere hacer posible la viabilidad de la planta de Santa Perpètua, garantizando el volumen de ocupación directa e indirecta que representa”. También dejan clara que la empresa está “en riesgo de cierre, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo en una situación especial de crisis económica y social y del mercado de trabajo del país”.

Discrepancias

En este nuevo pulso, CCOO afirma que tiene claro “qué significa que la empresa presente un expediente de regulación de empleo (ERE)”, en palabras de Izquierdo. Asimismo, lanzan un aviso que también incluye a la sección sindical de UGT en el grupo, mayoritaria en el comité intercentros: “Somos responsables de nuestros actos. Quienes hayan asumido la convocatoria de referéndum sabrán lo que tienen que hacer”.

A pesar de esta amenaza, el presidente de la federación agroalimentaria de la central en Catalunya, José Luís Domínguez, afirma que “no hay ninguna discrepancia, ni dentro de CCOO ni con UGT. Panrico no es la Seat o la Nisan, sólo hay puntos de vista diferentes”. Asimismo, asegura que al secretario general del sindicato, Joan Carles Gallego, “le han explicado la situación y está preocupado por su final”, en referencia al apoyo que mostró al plan de la Generalitat.

Eso sí, ni Gallego estuvo presente en la asamblea de este sábado ni el comité intercentros da el visto bueno a la huelga. De hecho el pasado sábado, arropados por Josep Maria Álvarez, su secretario general; respaldaron el referéndum.

Y ante este panorama, la gran pregunta: ¿no es mejor una rebaja de salario que un cierre con 20 días por año trabajado?. “Si sólo habláramos de salarios sí, pero en la propuesta se tocan todas las condiciones laborales de Panrico y son demasiado grandes. No actuamos fríamente cuando 464 familias pueden ir a la calle”, sentencia el presidente del comité de la factoría, Ginés Salmerón.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad