Pere Viñolas y Juan José Brugera, consejero delegado y presidente de Colonial. La socimi ya sabe cómo mantener a raya a Moody's tras la compra de Axiare. EFE
stop

Colonial busca financiación para comprar Axiare, que considera hostil la opa, mientras diseña la manera de reducir la deuda

Xavier Alegret

Economía Digital

Pere Viñolas y Juan José Brugera, consejero delegado y presidente de Colonial. La socimi ya sabe cómo mantener a raya a Moody's tras la compra de Axiare. EFE

Barcelona, 16 de noviembre de 2017 (04:55 CET)

Colonial ya ha iniciado su road show para financiar la opa sobre Axiare, pese a que dicha compañía no ha recibido la oferta con los brazos abiertos. Este mismo miércoles, Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial, almorzó en Londres con unos 25 inversores para hablar de la operación. Existe interés, aseguran fuentes conocedoras de las negociaciones, por lo que el problema no estará en conseguir el dinero sino en mantener a raya la deuda para que no comporte el castigo de las agencias de rating. Concretamente, de Moody’s.

La sociedad de inversión inmobiliaria (socimi) de origen catalán financiará los 1.200 millones de euros que le costará Axiare con dos vías: una ampliación de capital de 400 millones de euros, que tienen casi garantizada con el apoyo de sus accionistas de referencia, y la emisión de 800 millones de deuda, que se colocará entre inversores calificados.

Colonial financiará la opa a Axiare con una ampliación de 400M€ y una emisión de deuda de 800M€

El escollo para Colonial es que el incremento de deuda ha puesto en alerta a Moody’s. La socimi que preside Juan José Brugera tiene grado de inversión tanto de dicha agencia como de S&P, lo que es muy importante para conseguir financiación a buen precio. Mientras que S&P ha mantenido en BBB la calificación de deuda de la compañía y no ha tocado ni la perspectiva, Moody’s sí que ha empeorado su perspectiva, de estable a negativa, aunque ha mantenido el Baa2.

La agencia de rating alertó de que con la compra de Axiare, el nivel de apalancamiento de Colonial escalará del 42,8% al 48,5%. La deuda neta de Colonial es de 2.947 millones, a los que habría que sumar los 800 millones de la nueva emisión y la deuda de Axiare, que suma más de 660 millones, según los últimos datos disponibles, a 30 de junio. En total, más de 4.400 millones.

Así, uno de los principales objetivos de la inmobiliaria cuando culmine la compra, cosa que espera hacer en el primer trimestre de 2018, es reducir la deuda para no arriesgarse a perder el aprobado de las agencias de colocación. Solo tiene una manera para hacerlo rápido, con desinversiones, y hay una que se presenta como la más obvia, por lo que ya está sobre la mesa de Brugera y Viñolas.

Colonial prevé vender el suelo logístico de Axiare, valorado en 500 millones, para enjugar deuda

Colonial estudia vender una parte de Axiare que no considera estratégica: los activos logísticos. El 70% de los activos de la socimi son oficinas, y una buena parte de ellas prime, el producto en el que Colonial se ha especializado. El resto es suelo logístico, mucho menos interesante para la inmobiliaria de origen catalán.

Viñolas ya ha hecho los números. El valor de los activos logísticos de Axiare es de unos 500 millones de euros, con los que reduciría sensiblemente el impacto de la compra en la deuda. A nivel de negocio no le restaría en exceso, pues se quedaría con lo que le interesa y en lo que está especializada.

Las ‘familias’ de Colonial garantizan la ampliación

Colonial anunció el pasado lunes la opa sobre Axiare, de la que ya era el primer accionista con el 15,5%, a 18,50 euros por acción, que valora a Axiare en 1.463 millones. Además de la emisión de deuda, la compañía ampliará capital en 400 millones de euros, operación que está prácticamente garantizada gracias al apoyo de los accionistas de referencia de Colonial.

Las familias que controlan algo más del tercio de las acciones de la socimi apoyarán la opa aportando 250 millones de euros a la ampliación de capital, según adelantó VIñolas. Se trata del grupo mexicano Finaccess, de la familia fundadora de la cerveza Corona (13,8%), el fondo soberano de Qatar (10,6%), Aguila, de la familia colombiana Santo Domingo (7,3%), e Inmo, de la familia catalana Puig (5%).

No obstante, a la operación le ha aparecido una nueva dificultad. Este miércoles, el consejo de administración de Axiare aseguró que no conocía la intención de Colonial de lanzar una opa y mostró su voluntad de seguir en solitario. Sin embargo, no se pronunció oficialmente sobre si la acepta o la rechaza. La decisión será de los accionistas, y a Colonial, que ya controla cerca del 29%, le basta con el 22% de aceptación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad