Pere Viñolas y Juan José Brugera, consejero delegado y presidente de Colonial. EFE
stop

Finaccess, Qatar y Aguila cubren la ampliación de capital de 338 millones de euros de Colonial para financiar la opa sobre Axiare

Xavier Alegret

Economía Digital

Pere Viñolas y Juan José Brugera, consejero delegado y presidente de Colonial. EFE

Barcelona, 30 de noviembre de 2017 (04:55 CET)

Colonial ya tiene el dinero para pagar la opa sobre Axiare, que tiene prácticamente asegurada con el 28,78% que ya controla y el apoyo de los fondos y bancos de inversión. Este miércoles cerró una ampliación de capital de 338 millones de euros y pese a ser acelerada, no solo no necesitó descuento sino que vendió el 3% más caro que su cotización en bolsa. Todo un éxito apuntalado por sus accionistas de referencia, lo que supone un espaldarazo a la estrategia de Juan José Brugera y Pere Viñolas.

Al menos tres de las cuatro familias que forman el núcleo duro de Colonial han apoyado la ampliación de capital cubriendo buena parte de su emisión, según apuntaron fuentes financieras. Hasta el 1 de diciembre no empiezan a cotizar las nuevas acciones, y no se conocen todavía los compradores, pero se da por hecho que los grandes accionistas con presencia en el consejo de administración han ido a la ampliación.

Se trata del grupo mexicano Finaccess, de la familia fundadora de la cerveza Coronita (13,8%), el fondo soberano de Qatar (10,6%), y Aguila, de la familia colombiana Santo Domingo (7,3%). Inmo, de la familia Puig, también podría haber participado de la ampliación, aunque al ser la más joven en Colonial, su estrategia inversora es todavía una incógnita, más allá de la joint venture para construir un edificio de oficinas en la plaza Europa de l’Hospitalet (Barcelona).

Finaccess, Qatar y Aguila, que suman más del 20% de Colonial, apoyan la estrategia de Brugera y Viñolas

Las familias han cubierto al menos 300 millones de la ampliación, que se ha hecho entre inversores cualificados, y a la que se ha sumado la venta de 78 millones de euros en autocartera, por lo que la inmobiliaria ha logrado un total de 416 millones para financiar la opa.

Tanto la ampliación como la venta de la autocartera se han hecho a 7,89 euros por acción, un precio el 2,1% superior al cierre anterior en bolsa, que fue de 7,73. Eso es algo inusual, y en lo que también jugaron los accionistas de referencia, que al acudir en bloque empujaron al alza el precio.

Los socios clave de Colonial

Finaccess, Qatar y Aguila, socios clave en el resurgir de Colonial, han visto revalorizarse sus inversiones en los últimos años, por lo que le han dado un voto de confianza en una operación corporativa muy importante. Su compra de las nuevas acciones es un apoyo claro a la nueva estrategia de crecimiento orgánico de la compañía que dirige Pere Viñolas.

La compra de Axiare supone un salto para la inmobiliaria, cuyo crecimiento orgánico se podía frenar por la escasez de oficinas premium, el producto en el que se ha especializado. Con la adquisición de su competidora, baja un poco el peso de París en su cartera, así como el de Barcelona –que tiene mayor riesgo por las cuestiones políticas–, hasta el 10%, mientras sube el de Madrid.

Con la compra de Axiare, Colonial no solo suma activos, sino capacidad de crecimiento

Otra ventaja que le da Axiare es capacidad de crecimiento en rentas. Esta inmobiliaria tiene edificios de oficinas con potencial para revalorizarse. No cuenta con tanto producto premium, por lo que algunos de sus activos pueden ganar valor tras una mejora, algo que Colonial hace habitualmente con los edificios que adquiere.

Con Axiare, Colonial sumará 1.710 millones de euros en activos y rozará los 10.000 millones, cerca de los que tiene Merlin, la socimi líder en España. Aunque podría vender su suelo logístico, valorado en 500 millones de euros, que no forma parte de su core business, para reducir deuda.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad