Colonial segrega la venta de viviendas y la construcción para lograr beneficios

stop

JUNTA DE ACCIONISTAS

De izquierda a derecha, el CEO de Colonial, Pere Viñolas, y el presidente, Juan José Brugera

28 de junio de 2012 (20:28 CET)

Colonial mantiene el objetivo de segregar Asentia, la sociedad del grupo que agrupa los activos y negocios de suelo y construcción y venta de vivienda, de la compañía. La cúpula de la inmobiliaria tacha de no estratégica su cartera y afirma que si se desvincula patrimonialmente, se lograrán beneficios este año.

El consejero delegado de la inmobiliaria, Pere Viñoles, ha explicado este jueves que Asentia está provisionada al 100%. Pero por criterios contables, cuando va registrando pérdidas se deben consolidar al resultado de Colonial. Esto, junto con los pagos de deuda que la compañía realiza, provocó que Colonial cerrase el primer trimestre del año con una pérdida de 13 millones de euros. El directivo recuerda que mejoraron el 10% el negocio operativo, hasta alcanzar los 46 millones.

Gestión


La compañía mantiene la voluntad de desvincular Asentia patrimonialmente, aunque no en materia de gestión. Es decir, tiene el objetivo de separar la actividad patrimonialista de la de promoción, según Viñolas, quien ha emplazado a esperar a los mercados. "Cuando den un mínimo de confianza estamos en la pole position para captar inversores".

Eso sí, aún no tienen un calendario establecido para la operación. "No es implementable de inmediato, pero ya trabajamos en ello”. En este sentido, el presidente de Colonial, Juan José Brugera, ha añadido que la empresa seguirá creciendo con beneficios cuando se desvincule Asentia.

Tras la junta de accionistas de este jueves, Viñolas recordó que Colonial volvió en 2011 a números negros con un beneficio de 15 millones de euros (208 de beneficio operativo, el 24% más). Además, mejoró el nivel de ocupación de sus inmuebles de oficinas y la valoración de los activos creció un 3%, pese a la "gran complejidad del mercado", gracias sobre todo a la evolución del mercado francés, que supone el 65% del negocio de la empresa patrimonialista.

Entorno complejo

A pesar de las cifras positivas, la cúpula de Colonial ve con "cautela" el ejercicio 2012. Básicamente por el entorno económico global, que afirman que continuará siendo de gran complejidad por lo que costará mantener los precios y la ocupación en el mercado de oficinas, argmenta Viñolas.

"El activo está funcionando positivamente, pero el pasivo sigue siendo excesivo --del 65% respecto al volumen de activos-- y tiene que ser corregido de la mano de una capitalización de la compañía, en lo que trabajamos para solucionarlo en el futuro", ha añadido.

En 2011, la deuda se mantuvo estable y actualmente se están cumpliendo los compromisos de pago del plan de refinanciación que se firmó en 2010 y vence en 2014.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad