Cómo Ikea ha evadido 1.000 millones en impuestos

stop

El grupo de los Verdes en el Parlamento Europeo denuncia a la multinacional sueca de crear un entramado fiscal entre diversos países y con sociedades opacas, para minimizar el pago de impuestos en la UE

Frente de un local de Ikea. / Gerard Stolk

en Barcelona, 13 de febrero de 2016 (13:44 CET)

Con mucha más paciencia y precisión con la que cualquier persona pretende armar un armario o una biblioteca, el gigante de la decoración Ikea ha levantado una red de ingeniería fiscal que le ha permitido evadir impuestos por más de 1.000 millones de euros en los últimos seis años en la Unión Europa.

La denuncia proviene del bloque de los Verdes en el Parlamento Europeo, quienes acusaron a Ikea de desviar el pago de sus impuestos por medio de sociedades afincadas en los Países Bajos, Luxemburgo, Liechtenstein y Bélgica.

 

 

Una compleja ingeniería fiscal

Una de las técnicas, indica el informe de los Verdes, es que cada subsidiaria del grupo Ikea reduzca sus beneficios y pague sólo un 3% por sus royalties, que se destinan a la empresa Inter Ikea Systems VS, afincada en los Países Bajos. Así, lo que se tributa es un 35% menos (en el caso de Bélgica) a un 64% (como sucede en Francia). Entre 2012 y 2014, este 3% implica un monto de 3,1 mil millones de euros.

Una parte de este monto, 587 millones de euros, fueron transferidos por Inter Ikea Systems VS a beneficiarios no declarados del extranjero, cuya identidad se desconoce. Como en los Países Bajos no se tributan los cánones ni los intereses enviados al extranjero, este monto es dinero que no paga impuestos.

Desvíos a Luxemburgo y Liechtenstein

Por otra parte, esta firma holandesa pagó otros 972 millones de euros a Interogo Finance S.A., una subsidiaria radicada en Luxemburgo, en concepto de deuda por el uso de la marca Ikea. Y como en el otro caso, tampoco este dinero tributa en los Países Bajos.

Y gracias al armado de diversos recursos fiscales, la empresa de Luxemburgo sólo destina un simbólico 0,06% de impuestos.

El último paso es el traspaso del pequeño país europeo a una opaca sociedad radicada en Liechtenstein llamada Interogo Foundation & Interogo Treasury AG. Entre 2012 y 2014, se destinaron 807,4 millones como pago de dividendos. Y en este principado, los dividendos recibidos de subsidiarias extranjeras tampoco pagan impuestos. 

Evasión millonaria

Con esta compleja ingeniería fiscal en Europa, el grupo de los Verdes calculan que solo en el 2014 se han evitado pagar impuestos por 35 millones de euros en Alemania, 24 millones en Francia y 11,6 millones en el Reino Unido. En el caso de España, la evasión ha rondado los 7,7 millones de euros. Y si se explora un poco más allá, estos parlamentarios europeos denuncian que este entramado ha permitido a Ikea evitar pagar el 84% de sus ingresos por royalties (unos 14.300 millones de euros) entre 1991 y 2014

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad