Costas, más evolución que revolución para el Círculo de Economía

stop

El catedrático gallego genera expectativas entre la opinión pública y suscita menos reticencias que candidatos anteriores entre los socios del foro de opinión

08 de septiembre de 2013 (21:07 CET)

La junta directiva del Círculo de Economía ha decidido que su candidato para suceder a Josep Piqué en la presidencia de la institución barcelonesa es Antón Costas, vicepresidente en la actualidad y catedrático de Economía Aplicada de la UB. No está todo dicho, pero casi. El 18 de septiembre, la junta volverá a reunirse para convocar la asamblea de socios que procederá a la elección formal, dos meses más tarde. Hasta entonces, cualquier socio de la entidad puede optar a competir con Costas, sólo es necesario el aval de 50 miembros del Círculo.

Sin embargo, la tradición de la entidad dicta que quien ha sido ungido con la elección del sanedrín directivo acaba el proceso sin aparentes dificultades. Este lunes los ex presidentes deberán bendecir al candidato y el proceso se pondrá en marcha.

Socialdemócrata con perfil empresarial

¿Qué aportará Costas al Círculo de Economía? El economista gallego es un socialdemócrata al que el progresismo catalán acude regularmente como fuente ideológica para interpretar la crisis. Pero también acumula experiencia más allá de las aulas, en el mundo de la economía real. Fue presidente del consejo de asesor de Endesa en Catalunya y es consejero de la bodega gallega, con capital familiar, Terras Gaudas.

Su perfil mediático le ha permitido ser mejor recibido por la opinión pública como sucesor de Piqué que por algunos grupúsculos de socios del Círculo que consideran necesaria una entidad renovada y acorde a los tiempos. En el seno de la entidad consideran que ese malestar esta muy concentrado y obedece a rencillas personales o intentos de desestabilización política. Las redes sociales aplaudieron, en general, su designación como sucesor. De hecho, la opinión del Círculo de Economía (entidad con 1.250 socios activos) es atendida por la sociedad catalana y sus mensajes siguen teniendo eco entre la clase dirigente del país.

La industria, regresa

Costas es un economista obsesionado con la industria. Y esa preocupación parece que prefigurará su mandato. De ahí pueden salir nuevos miembros de la junta directiva y algunos vicepresidentes, aunque el cátedro no ha iniciado todavía contacto alguno. Catalunya es un país industrial y el Círculo debe reflejarlo. Esa sería su tesis de llegada.

Colaboradores del candidato ensalzan su capacidad de diálogo y su perfil abierto. “Seguro que creará espacios para evolucionar la entidad”, señalan. “Hará cambios –describe otro--, pero no una revolución”. La presidencia de Costas se antoja tranquila, pero más centrada en debatir la situación industrial del país, sus déficits democráticos y los retos económicos a los que deberá hacer frente.

Un nuevo estrato social

Que un académico ocupe la presidencia de la institución no tiene antecedentes. Antes hubieron economistas que no eran empresarios o altos ejecutivos, pero nadie llegado desde la universidad. Sin embargo, esa ha sido justamente una de las razones que los vicepresidentes que podían optar a sucede a Josep Piqué han esgrimido a favor del señalado.

“De alguna manera también se quiebra con la tradición, se busca un presidente en otro estrato social y eso ya es en sí mismo una evolución, de la que toda la junta se alegra”, comenta uno de sus integrantes.

Lejanía de la política

Para su tranquilidad, los movimientos nacionalistas del mundo empresarial que veían como una agresión la presidencia de Piqué no tienen esa misma sensación con Costas. Por venir del mundo académico, por su fuerte personalidad y por la solvencia que ha acreditado, explica uno de sus apoyos, quienes buscan lecturas políticas en este relevo tendrán más dificultades para hallarlas.

El profesor, vicepresidente del Círculo desde hace más de una década y en parte ajeno a los debates sobre su figura, ultima la publicación de un libro que versará sobre el capitalismo, la desigualdad y la democracia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad