Educa Borrás puja por la licencia de Scalextric

stop

JUGUETES

22 de febrero de 2013 (21:40 CET)

La cuenta atrás para hacerse con la marca de Scalextric en España ha empezado. El juzgado mercantil número 5 de Barcelona ha abierto la liquidación de Tecnitoys, empresa licenciataria del juguete de competición de carreras en España. El proceso culminará a finales de marzo.

La compañía que se encuentra en primera posición para quedarse con la licencia es Educa Borrás. Esta sociedad ha explotado la marca desde el pasado abril tras llegar a un acuerdo con la concursada. Sin embargo, existen algunas diferencias con la banca, según explican fuentes del sector.

Prioridad, la marca


Los mismos interlocutores indican que la prioridad, para el juez Daniel Irigoyen y el administrador concursal, Salvador Bertran, de Eve Concursal, es vender la marca de Scalextric a una compañía juguetera que la pueda explotar.

La licencia es propiedad de la sociedad Winkle International. Sin embargo, Tecnitoys pignoró la marca con una línea de crédito con entidades financieras. Algunos interlocutores indican que la deuda bancaria podría subir hasta los 11 millones de euros.

Borrás, la favorita

Pese a que Educa Borrás es la compañía que en mejor posición está para quedarse con la licencia, fuentes del entorno de la juguetera indican que existe puntos de desencuentro con la banca. Al parecer, las entidades financieras tendrían como prioridad recuperar parte del dinero invertido en Tecnitoys. “La falta de liquidez de Educa Borràs podría entorpecer el acuerdo”, aseguran.

Los mismos interlocutores reconocen que por ahora la única oferta con posibilidades que se ha presentado es la de Educa Borrás. “Reúne todas las condiciones para seguir la comercialización del juguete”, afirman. Sin embargo, apuntan que otras empresas de juguetes se han interesado por el futuro de la licencia. Entre ellas, figuraría la competencia directa de Scalextric, Carrera.

El concurso

El titular del juzgado ha puesto como fecha límite para resolver la liquidación a finales de marzo, coincidiendo así con el fin del contrato de explotación entre Educa Borrás y Tecnitoys.

La sociedad entró en concurso el pasado 17 de setiembre tras varias semanas de rumores sobre su futuro. En los libros presentados en los juzgados de Barcelona, la compañía cuenta con un activo valorado en 7 millones de euros y un pasivo de 14 millones de euros. En los documentos, se especifica que el motivo que ha llevado a tomar la decisión es la fuerte caída de las ventas ya que la compañía acumula un descenso del 76% desde 2008.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad