El centro de transfusiones de Madrid, cercado por la privatización

stop

Los trabajadores se encierran en el recinto para pedir la nulidad del contrato que traspasa la gestión a Cruz Roja

06 de febrero de 2014 (13:44 CET)

Los trabajadores del centro de transfusión de sangre de la Comunidad de Madrid mantienen un encierro en el centro en protesta por la privatización de la gestión que ha sido trasladada a Cruz Roja. El colectivo, que inició la protesta por los planes de despido de 130 trabajadores, ha recibido una oferta de la Comunidad de Madrid: si suspende la movilización, se garantizarán los puestos de trabajo.

A pesar de ello, los trabajadores han decidido mantener el encierro hasta que la Comunidad de Madrid suspenda el contrato con Cruz Roja.

67 euros por bolsa

La polémica concesión fija un pago por 67 euros de bolsa de sangre recogida, un precio muy elevado, según el colectivo, que resalta que la materia prima, la sangre, se dona de forma gratuita. Cruz Roja también recibirá los vehículos necesarios, las bolsas y las bases de datos de los donantes.

El colectivo ha convocado a una concentración esta tarde en el centro de transfusiones contra la privatización del proceso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad