El comité de empresa de Sharp gana el partido: mantiene 200 empleos

stop

RECONVERSIÓN INDUSTRIAL

Instalaciones de Sharp en Sant Cugat del Vallès

06 de julio de 2011 (17:39 CET)

El comité de empresa de Sharp ha conseguido la madrugada de este miércoles que la dirección japonesa aceptara las condiciones que habían puesto encima de la mesa para irse de Sant Cugat del Vallès. Finalmente, el ERE del fabricante de televisores sólo afectará a 87 personas. La mayoría de despidos se cubrirán con prejubilaciones, ya que saldrán de la empresa todos los trabajadores de más de 55 años. Asimismo, se ha iniciado un periodo de inscripción voluntaria para todos los que se quieran acoger a la oferta de la multinacional.

Sharp ofrece 45 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades, además de pagar cuatro meses extra a todos los asalariados afectados por la regulación. El portavoz de la Federación de Industria de CCOO de Catalunya, Paco Romera, ha explicado a Economía Digital que la mayoría de trabajadores del grupo “se irán cobrando 50 días”. Igualmente, el comité de empresa ha conseguido que los japoneses “asuman la parte de desocupación que los asalariados habían consumido durante los expedientes de regulación anteriores”.

Aunque el punto del acuerdo que más valoran los sindicalistas es el mantenimiento de 200 empleos, 100 más que en el expediente inicial. Ahora, Sharp se queda con la sección comercial y una pequeña parte de la producción “que fabricará pantallas para las máquinas de Cirsa”. Romera explica que este personal formará parte de la plantilla de la multinacional japonesa y trabajará en unas instalaciones distintas a las actuales. “Queda pendiente reubicar la factoría en un nuevo sitio más de acuerdo con el nuevo modelo de empresa”. Una fabrica que estará en Catalunya, ya que desde el comité esperan que sea dentro de la provincia de Barcelona.

Cirsa se queda con 100 trabajadores

Los otros 100 trabajadores que se mantienen son los que asumirá Cirsa. En el acuerdo firmado con Sharp, el grupo presidido por Manuel Lao aceptó quedarse con los activos industriales y 100 asalariados. Estos, saldrán de una empresa que nacerá el 15 de septiembre: Sant Cugat Technologic Center. “Se creará con capital de Sharp, pero luego pasará a manos de Nortia (filial de Cirsa)”.

En todo el dibujo industrial, lo único que queda en el aire es definir la actividad que acogerá en el futuro la factoría de Sant Cugat del Vallès. Hasta que Sharp no cierre el ERE y deje libre las instalaciones, Cirsa no dará más detalles sobre el futuro que tendrá el inmueble. Aunque fuentes conocedoras de la operación aseguran que quedará vacío para hacer una operación urbanística en el futuro. En cuanto a los 100 trabajadores de Nortia, se trasladarían a las factorías de Cirsa que ya tiene en marcha, básicamente al recinto de Terrassa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad