El futuro de Establiments Miró se convierte en cosa de dos

stop

CONCURSO DE ACREEDORES

Una de las 141 tiendas de Miró

14 de julio de 2014 (20:37 CET)

Sólo dos candidatos pelearán por quedarse por Establiments Miró. La segunda vista de apertura de plicas, la que se destina a mejorar las ofertas, ha dejado el futuro de la firma en una bifurcación: o se adjudican los activos al grupo de directivos de la propia compañía (que, al parecer, cuenta con el apoyo del propio fundador de la cadena, Francesc Miró) o a dos ex socios del fondo Thesan Capital.

El tercer candidato que había llegado a la fase final, Sherpa Capital, fondo que ha protagonizado varias adquisiciones recientemente en Catalunya, ha puesto los pies en polvorosa. Sus representantes legales han acudido este lunes a los juzgados de Barcelona para anunciar que abandonaban el proceso.

Límite de 48 horas

Tras la presentación de las ofertas, se ha dado un plazo de 48 horas para que la titular del juzgado mercantil número 1 de Barcelona, Núria Lefort, y el administrador concursal, Antonio Carreño, de Cuatrecasas Gonçalves Pereira, tomen una decisión.

Existe la posibilidad de que no se decanten por ninguna de las ofertas y se cierre la compañía para su posterior subasta. Carreño ya avisó la semana pasada de que las ofertas eran muy bajas y que esperaba una mejora perceptible.

Ofertas

El grupo de directivos, liderado por el director financiero Andrés Vidaller, han aumentado mejorado su oferta, pasando de los 500.000 euros hasta los 600.000 en efectivo. También han renunciado a la caja de la compañía pero mantienen su pretensión económica sobre las existencias actuales, valoradas en 19 millones de euros. En cuanto al número de trabajadores, se compromete a mantener la totalidad de tiendas abiertas así como su plantilla. La empresa tiene 80 puntos de venta y da empleo a 566 personas.

Por otro lado, la oferta los ex socios de Thesan Capital también ha mejorado su propuesta. Sobre la mesa, pone 550.000 euros que podrían aumentar hasta 1,5 millones si se garantiza que se mantengan 20 millones de euros en existencias. No obstante, renuncia a pagar las hipotecas de varios inmuebles. También ha presentado una carta del Banc Sabadell, acreedor de la compañía, en que la entidad financiera se compromete a echar un cable con la viabilidad de esta iniciativa. Por lo que los trabajadores se refiere, aumenta el número de tiendas abiertas hasta 69, con lo que se salvarán 501 puesto de trabajo.

Situación crítica

Establiments Miró lleva varios años con el agua al cuello. A principios de 2011, declaró el concurso de acreedores. Meses después, logró levantar la suspensión de pagos tras coneguir un acuerdo con la banca. Francesc Miró fue declarado culpable de esta quiebra. La propia magistrada le impuso una inhabilitación por cinco años.

Pese al convenio alcanzado a finales de 2011, la compañía no consiguió cumplir los pagos de los 282 millones de euros de deuda y volvió a declarar el concurso. Francesc Miró ha quedado apartado de la compañía, aunque se mueve entre bambalinas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad