El metal catalán consigue un convenio 'in extremis'

stop

Patronal y sindicatos consiguen un pacto tras diez horas de negociación en el que se incluye desconvocar la huelga del 23 de mayo

17 de mayo de 2013 (22:41 CET)

El sector del metal en Catalunya ha conseguido renovar in extremis su convenio colectivo. Al menos, sus bases. La Unió Patronal Metal·lúrgica (UPM), CCOO de Catalunya y UGT de Catalunya han pactado los mínimos para unificar los documentos laborales provinciales tras una reunión que ha alcanzado las diez horas. Se ha celebrado con la amenaza de una huelga sectorial en menos de una semana de telón de fondo.

Al final, la patronal ha aceptado la propuesta de los representantes de los trabajadores. En el acta de acuerdo, que se ha firmado pasadas las diez de la noche, CCOO y UGT han desconvocado el paro previsto para el próximo 23 de mayo.

Más negociación

La iniciativa de los sindicalistas pasaba por blindar el convenio laboral del sector, que estaba en peligro de desaparecer en prácticamente un mes. Se trata de un documento que sirve de referencia a unos 250.000 trabajadores catalanes.

Por el momento, no se supera la gran problemática del metal en Catalunya: las profundas diferencias salariales que existen en las provincias. Homogeneizar las tablas de retribuciones es un objetivo que se tendrá que conseguir en los próximos meses. Patronal y sindicatos proseguirán con la negociación para conseguir el primer convenio para toda la comunidad.

Negociación

La negociación del convenio del metal de Catalunya ha sufrido varios obstáculos desde que se estableció la mesa de negociación, a finales de febrero de 2012. Primero, la UPM vivió la crisis interna más importante de los últimos tiempos, que ha terminado con la imputación de su ex presidente, Antoni Marsal.

Cuando se zanjó este capítulo, Pimec pidió tener presencia en la mesa de diálogo. Esta reclamación derivó en una guerra patronal por la representatividad que aún no está zanjada y que ha ejemplificado como las negociaciones de fusión de ambas patronales se han enfriado. Al final, Pimec no ha tenido voz ni voto en esta negociación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad