El plan a proveedores y el 'rescate' de la banca suavizarán la caída de la economía catalana

stop

PERSPECTIVA ECONÓMICA

Miquel Valls y  Joan Ramon Rovira

11 de junio de 2012 (14:00 CET)

La cúpula de la Cambra de Comerç de Barcelona ha puesto una cifra este lunes a la caída del PIB catalán este año: el 1,5%. De esta forma, la institución presidida por Miquel Valls concreta su visión optimista sobre la evolución de la economía de la región. Un pronóstico que mejora en dos décimas la prospección de la Generalitat, el Gobierno central, la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que esperan que el retroceso llegue al 1,7%.

Valls incluso ha ido un paso más allá al afirmar que “las cosas pueden mejorar en otoño”. Recuerda que la temporada turística de verano “se presenta muy bien” y que el rescate de la banca aprobado por el Eurogrupo (una “línea de crédito especial cuyo funcionamiento se tiene que establecer en las próximas semanas”, según el presidente) repercutirá de forma positiva. Aunque también ha señalado otro mecanismo que ha sido especialmente útil para frenar la recesión: el plan de pago a proveedores.

“En estos momentos, ya ha inyectado en la economía real 10.000 millones de euros de facturas pendientes”. Una cifra que incrementará “hasta los 26.000 o 27.000 millones” cuando finalice. “Ayudará a las pymes y a algunas grandes empresas a recuperar sus finanzas”, asegura Valls. Y destaca los más importante del plan: “Muchas empresas no contaban con estos pagos”.

Exportaciones

La previsión económica de la institución empresarial estima que en 2013 la economía catalana reculará de nuevo, pero sólo el 0,1%. “Se apuntala en la exportación y en la mejora del contexto económico europeo”, explica Valls.

En la Cambra esperan que por parte de Moncloa “una hoja de ruta clara para salir de la crisis” tras la recapitalización aprobada en Europa, que pone a disposición de la banca española de un máximo de 100.000 millones de euros. “Tiene que ser un reforma total del sistema para conseguir que sea saneado y solvente, es básico para recuperar la economía”.

Deuda del Estado

En la misma presentación, la Cambra de Comerç de Barcelona ha destacado que el Estado debe 2.658 millones de euros de la Disposición Adicional tercera del Estatut d'Autonomia. Calcula esta cifra a raíz de los datos de ejecución de la Intervención General del Estado. En este sentido, Valls denuncia que Catalunya es la región más perjudicada por el Ejecutivo central, ya que en 2011 llegó al 35,5%, “el porcentaje más bajo de todas las comunidades autónomas y de la serie histórica”.

Incluso priorizan los proyectos que tendrían que beneficiarse de una eventual transferencia de Moncloa. Los nuevos accesos al Puerto de Barcelona, viarios y ferroviarios (500 millones); la estación de AVE en la Sagrera (300 millones); la autovía B-40 hasta Granollers (Barcelona) (500 millones); la nueva estación de Cercanías en el Aeropuerto de El Prat (300 millones); y avanzar en el Corredor del Mediterráneo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad