El Supremo da la razón a las sobrinas de Domínguez en el litigio con Bimba Bosé

stop

El máximo Tribunal decreta que María y Uxía Domínguez pueden usar libremente el nombre de Bimba & Lola

Bimba Bosé y una imagen de las tiendas Bimba & Lola | EFE

11 de julio de 2014 (17:05 CET)

Las sobrinas de Adolfo Domínguez se imponen a Bimba Bosé en el Tribunal Supremo. La sala de lo contencioso administrativo ha fallado a favor de las hermanas María y Uxía Domínguez. Las autoriza a usar libremente la marca Bimba & Lola u otras derivadas de la misma, ya que considera que no perjudica el nombre artístico con el que trabaja la modelo y artista cuyo verdadero nombre es Eleonora Salvatore.

El Supremo ha desestimado un recurso interpuesto por la hija de Lucía Bosé y el torero Luis Miguel Dominguín. El enésimo intento de intentar frenar el negocio de la firma de moda Bimba & Lola en los tribunales, ya que el litigio se remonta a 2008.

Demanda de 2012

En ese momento, la modelo interpuso un recurso contra las diseñadoras tras el registro de la marca filial bimba & amap; lola. El nombre mediante el cual venden, básicamente, las gafas de sol de la firma. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ya desestimó la demanda en junio de 2012. Pero la también artista no se dio por vencida y decidió recurrir ante el máximo órgano judicial español.

El Supremo certifica que tanto las hermanas Domínguez como Bosé pueden usar el nombre Bimba (bebé en italiano) para sus actividades profesionales. Considera que el riesgo de confusión entre los negocios se “elimina al dedicarse ambas marcas a campos aplicativos totalmente distintos”.

Litigio desde 2003

Asimismo, señala que las diseñadoras no se aprovechan de la fama de Bimba Bosé para que sus colecciones triunfaran. "La admisión de las marcas bimba & lola --continuación de otras inscritas con esta misma denominación-- ni implica ni puede implicar un aprovechamiento indebido o un menoscabo de la notoriedad de signos anteriores Bimba que, en cuanto tales, carecen de tal carácter", reza el escrito.

La pugna por el nombre se remonta a 2006, cuando la modelo intentó vetar a las hermanas Domínguez en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). Allí recibió su primer revés. El regulador argumentó que los respectivos productos y servicios se visualizan con diseños y logotipos distintos y se encuadran en sectores diferentes (espectáculo y publicidad la artista y la moda las sobrinas de Adolfo Domínguez). Eleonora Salvatore no ha tirado la toalla en los últimos 10 años.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad