Empar y Maria Vaqué pasan el testigo a sus hijos

stop

Las hermanas ceden la dirección de las dos sociedades con las que operan en Cevasa

Una promoción de Cevasa en Barcelona

15 de febrero de 2013 (01:00 CET)

Aires nuevos para las dos principales sociedades en manos de Empar y Maria Vaqué Boix. Las dos hermanas cedieron a principios de enero la dirección ejecutiva de Taller de Turisme i Medi Ambient y Petrol Llisa a sus hijos.

Desde entonces, los consejeros delegados de ambas compañías son, respectivamente, Marc Pellissa Vaqué y Alex Victor Vaqué.

Más hijos en la dirección

No son los únicos vástagos de las hermanas que forman parte de la cúpula de estas empresas. Además de Marc, Empar nombró en su día a Marcel, Lluc y Bru Pellissa Vaqué consejeros de Taller de Turisme. Esta sociedad es casi un holding, a pesar de que no está inscrita como tal en el registro mercantil. Ocupa la presidencia su marido, Ferran Pellissa.

Maria usó un sistema muy similar en Petrol Llisa. Forman parte de los órganos sociales Alex, Alberto, Bernat y Gemma Victor Vaqué. Estos dos últimos, como apoderados.

Cevasa

El cambio generacional emprendido por Empar y Maria Vaqué afecta de lleno a la Compañía Española de Viviendas en Alquiler (Cevasa). Ambas ocupan cargos en la cúpula de la inmobiliaria a través de estas sociedades, según afirman a Economía Digital fuentes cercanas a la compañía.

Las dos hermanas pasaron el testigo pocos días después de que el consejo de administración de Cevasa, encabezado por Jaume Dedeu, apartara a María Vaqué de la dirección de la compañía cotizada. Hasta ese entonces, era la consejera delegada. Dedeu afirmó en un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que la empresaria renunciaba al cargo a consecuencia de su jubilación, aunque otras fuentes cercanas al ejecutivo afirmaron que le invitaron a abandonar la silla tras el escándalo de las operaciones de autocartera.

Empar y Maria vendieron cuatro paquetes de títulos personales valorados en 8,6 millones de euros a Cevasa. Esta inyección de capital les permitió superar las dificultades de liquidez que tenían en ese momento, pero la cúpula de la inmobiliaria no descubrió la operación hasta nueve meses más tarde, cuando Restaura tiró de la manta. Y fue Maria la que fijó el precio de los títulos.

Continuar la venta de autocartera


Ya han surgido las voces en Cevasa que acusan a las dos hermanas de intentar continuar con su plan de desinversión en la inmobiliaria. Esta vez, sin que sea la misma persona la que vende y la que autoriza la compra. Aunque tachan la maniobra de “burda”, si ese fuera el objetivo final. Recuerdan que el marco legal vigente reconoce el parentesco, por lo que se podría impugnar cualquier operación con este fin.

El regulador bursátil aún se tiene que pronunciar sobre la denuncia que hizo Restaura por las acciones de las hermanas Vaqué tras descubrirse la venta del paquete de títulos personales. Quisieron evitar la acción social de responsabilidad interpuesta por la inmobiliaria de Xavier Solano usando el consejo de administración de Cevasa, pero se olvidaron de convocar a todos los miembros de la cúpula para votar una resolución en la que se rechazaba la reclamación. Por eso, se pueden enfrentar a una multa de la CNMV de 1,5 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad