Ficosa hace un roto a la agencia de promoción industrial de la Generalitat. Xavier Pujol es el consejero delegado de Ficosa

Ficosa triplica la deuda del rescatador empresarial de la Generalitat

stop

La agencia de promoción industrial catalana dispara su deuda hasta los 144 millones por su entrada en el accionariado de Ficosa

Xavier Alegret

Ficosa hace un roto a la agencia de promoción industrial de la Generalitat. Xavier Pujol es el consejero delegado de Ficosa

Barcelona, 16 de marzo de 2017 (05:00 CET)

Ficosa es una de las principales compañías catalanas del sector de la automoción, con una facturación de más de 1.100 millones de euros. En 2015 cerró un acuerdo con Panasonic, que entró en su accionariado, y también dio entrada a la Generalitat de Catalunya, a través de la agencia de promoción industrial Avançsa.

La llegada de Avançsa fue muy beneficiosa para la empresa que dirige Xavier Pujol, ya que dio apoyo a la alianza con Panasonic, lo que mejoró su resultado, pero no fue tan positiva para la empresa pública. La agencia vio como se disparaba su deuda, que se triplicó en el ejercicio de entrada en el accionariado de Ficosa, según las cuentas depositadas ante el Registro Mercantil.

Avançsa, que depende de la consejería de Empresa, cerró 2015 con una deuda de 141 millones de euros, teniendo en cuenta tanto el pasivo a largo plazo como a corto plazo. Esta cifra multiplica por más de tres la del año anterior, que era de unos 44 millones de euros, como reflejan los resultados auditados de la empresa pública.

La Generalitat entró en Ficosa en 2015 para apoyar el acuerdo con Panasonic

Esta desviación en el pasivo de la agencia de promoción industrial se debe en gran medida a su entrada en Ficosa. La deuda a largo plazo con otras empresas del grupo ascendía a 62,5 millones de euros a causa de la cesión a Avançsa de un crédito concedido por el Institut Català de Finances (ICF), el ICO catalán, a Ficosa.

Con esta cesión, la deuda de la empresa de la familia Pujol Artigas con la Generalitat se transformó en capital de Ficosa, pero Avançsa debe ahora esos 62,5 millones a la administración catalana, que no podrá devolver hasta que no recupere la inversión. Además, contrajo una deuda a corto plazo con la Generalitat de 30 millones para nuevas inversiones.

La deuda contraída por la agencia pública para ayudar a Ficosa es similar a su cifra de negocio. Avançsa facturó 63,5 millones en 2015, un 6% menos, y ganó 3,4 millones, con lo que logró salir de números rojos. La deuda con la que cerró el ejercicio equivale a 2,2 veces su cifra de negocio y 40 veces su beneficio.

Avançsa tiene un 20,8% de Ficosa tras capitalizar un crédito del ICF

La Generalitat entró en Ficosa tras capitalizar un préstamo participativo de 50 millones de euros concedido en 2009 por el ICF a la empresa de componentes para la automoción. Sumando los intereses devengados, la participación se valoraba en 62 millones, equivalentes al 40,7% de Ficosa Inversión. El resto es propiedad de la familia Pujol.

A su vez, Ficosa Inversión, que es una sociedad holding, controla el 51% de Ficosa Internacional, la sociedad industrial del grupo y que cuenta con Panasonic como socio con el 49% restante. Gracias a la entrada de Avançsa, los Pujol mantuvieron el control de la compañía pese a no ser ya el primer accionista individual. Tras Panasonic (49%), los Pujol tienen en 30,2% y Avançsa el 20,8%.

El acuerdo que dio entrada a la Generalitat y a Panasonic en la empresa catalana contempla que la multinacional japonesa pueda ganar peso en Ficosa el año que viene. A finales de 2018 tiene una opción de compra sobre la participación de Avançsa, por lo que, si la ejerce, será el primer accionista de la compañía de componentes y, de paso, la Generalitat podrá recuperar la inversión.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad