stop

Miquel Àngel Fraile llega a un acuerdo con el Consell de Gremis de Catalunya y renuncia a parte de su indemnización para no ser investigado

Xavier Alegret

Miquel Àngel Fraile, exsecretario general de la Confederació de Comerç de Catalunya (CCC), imputado por la quiebra de la patronal, todavía no ha declarado.

Barcelona, 06 de julio de 2017 (05:55 CET)

Se le avecina trabajo al abogado de Miquel Àngel Fraile, exsecretario general de la Confederació de Comerç de Catalunya (CCC) y del Consell de Gremis de Catalunya, tras la denuncia por la quiebra de la CCC y la investigación de su concurso de acreedores, que podría ser declarado culpable. Al menos, Fraile se ha quitado de encima el primer lío judicial, menor que los que podrían venir, pero podrá evitar que se investiguen algunas facturas puestas en tela de juicio.

Fraile y el Consell de Gremis están enzarzados en una batalla judicial, con denuncias cruzadas entre ambas partes. Fraile compaginaba la secretaría general de dicha entidad con la de la CCC, que ostentó durante más de 30 años. Pero en 2015 los gremios le despidieron. La noticia no tuvo mucha transcendencia en su momento, pero ya había un trasfondo de prácticas al menos poco claras. Pese a ello, Fraile no aceptó la decisión de la junta del consejo, presidido por Miquel Donnay, y presentó denuncia por despido improcedente.

El juez no dio a Fraile lo que quería, 45 días por año, pero sí que le reconoció una indemnización de 20 días por año, además de los atrasos: unos 80.000 euros más intereses, en total 111.000 euros. Cuando el juez falló, Donnay y los gremios ya habían contratacado, con una denuncia contra Fraile y su yerno, Ferran Canadell. El motivo, dos facturas presuntamente falsas hechas por AGTC, asociación en la que trabajaba Canadell, al Consell, por informes sobre la situación del sector comercial.

Fraile renuncia a 80.000 euros para que no se investiguen facturas presuntamente falsas

Con esta guerra cruzada en marcha, la entidad se negó a pagar la indemnización a Fraile e inició un plan para demorar su pago, con la suspensión de las cuotas que los 30 gremios adheridos pagan al Consell de Gremis, para que no pudieran ser embargadas. Mientras tanto, seguían litigando contra su exsecretario general por las dos facturas, que presuntamente habría usado para justificar subvenciones, y Fraile llegó a ir a una vista previa.

Paralelamente, los abogados de ambas partes negociaban para que la sangre no llegara al río, y recientemente han cerrado un principio de acuerdo que se firmará, previsiblemente, este mes. En el acuerdo, Fraile renuncia a más del 80% de su indemnización –se llevará unos 20.000 euros– a cambio de que los gremios retiren la denuncia. Ambas partes ganan: el consejo se ahorra más de 80.000 euros y el exsecretario general que se investiguen las facturas. Fraile no dejará de pisar los juzgados, pero al menos tiene una causa menos abierta.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad