Miquel Àngel Fraile, exsecretario general de la Confederació de Comerç, en una imagen de archivo, con la última presidenta de la CCC, Rosa Eritja, y el exconsejero de Empresa Felip Puig.

Fraile y su mujer ganan 650.000 euros en un pleito a la CCC

stop

El juez da la razón al ex secretario general de la Confederació de Comerç, que denunció a la patronal por despido improcedente tras arruinarla

Xavier Alegret

Miquel Àngel Fraile, exsecretario general de la Confederació de Comerç, en una imagen de archivo, con la última presidenta de la CCC, Rosa Eritja, y el exconsejero de Empresa Felip Puig.

Barcelona, 24 de marzo de 2017 (05:00 CET)

A veces la realidad supera la ficción. A veces los directivos que arruinan una institución, y son despedidos por ello, denuncian a la institución por despido improcedente. A veces ganan. Y en otras ocasiones tienen que ser indemnizados con 650.000 euros pese a que la organización está ya en la ruina y esperando la liquidación final.

La realidad ha superado a la ficción en la Confederació de Comerç de Catalunya (CCC). Un juez de Barcelona ha dictaminado que la patronal, que está en concurso de liquidación, debe indemnizar a su ex secretario general, Miquel Àngel Fraile, con 254.000 euros por despido improcedente, y a su ex jefa de formación –además esposa de Fraile–, Rosa María Serrano, con 393.000 euros. En total, casi 650.000 euros, según la información a la que ha tenido acceso Economía Digital.

La historia de Fraile y la CCC es de sobra conocida. La presidenta de la CCC, Rosa Eritja, echó en mayo del año pasado a su secretario general tras descubrir que la institución tenía un agujero de 2,6 millones de euros –que ahora son ya casi seis–. La patronal no pudo salir de esta situación y terminó presentando concurso de liquidación.

En su escrito al administrador concursal, y públicamente, Eritja culpa de la ruina de la Confederació a Fraile. Como explicó este medio, Fraile presentó cuentas que no se correspondían con la realidad y secuestró 1,6 millones de euros de formación, como valoró también el administrador concursal. No obstante, la CCC no ha presentado denuncia contra su ex secretario general.

La CCC no denuncia a Fraile por arruinarla, pero Fraile sí que denunció a la CCC… y ha ganado

Quien sí denunció fueron Fraile y su mujer, quien, como también destapó Economía Digital, cobraba el mejor sueldo de la patronal, dietas aparte. Serrano se ocupaba de la formación, a partir de la cual Fraile construyó una estructura piramidal (el informe concursal dixit). El matrimonio, que se resistió a irse cuando fue despedido, presentó denuncia por despido improcedente... y ha ganado.

A finales de febrero el juez de la sala de lo social número 19 de Barcelona dio la razón a Fraile y Serrano y dictaminó las indemnizaciones: 177.000 euros para Fraile, más 77.000 por trabajos de tramitación, y 306.000 euros para Serrano, más 87.000 euros de trámites. El juez consideró que, como fueron despedidos fulminantemente sin percibir indemnización alguna, los despidos son improcedentes. La CCC puede recurrir.

El caso de Fraile y su mujer se suma al de un grupo de trabajadores que denunciaron a la empresa y también ganaron. Fueron los delegados territoriales y algún empleado más, los primeros que fueron despedidos a mediados del año pasado. Los argumentos del juez fueron los mismos, por lo que no tuvo en cuenta el papel de unos u otros en la debacle de la CCC, sino un aspecto formal.

Pese a todo, tampoco sería nada fácil para la Confederació argumentar un despido por arruinar a la patronal si no le ha denunciado por ello. La última junta de la patronal ha decidido, al menos por el momento, no denunciar a Fraile por miedo a que el caso les salpique. Al fin y al cabo, la presidenta y la junta eran los que firmaban las cuentas.

La victoria de Fraile es moral: sólo aspira a cobrar del Fogasa, y menos de 20.000 euros

La victoria de Fraile es sobre todo moral. A nivel económico no se prevé que tenga repercusión. Pese a que la plantilla tiene prioridad de cobro sobre proveedores, hay créditos privilegiados por delante de las indemnizaciones y los activos ni siquiera llegan para cubrirlos. Según el primer informe concursal, la CCC bajó la persiana con un activo de 266.900 euros. En cambio, la deuda era de 5,1 millones, que, sumando las indemnizaciones de Fraile y Serrano, se acerca ya a los seis millones.

Quien pagará las indemnizaciones del ex secretario general de la Confederació de Comerç y su mujer, como las del resto de plantilla, así como las nóminas pendientes, será el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), organismo dependiente del ministerio de Empleo. Pero no pagará las cantidades dictaminadas por el juzgado. El Fogasa tiene un límite de una anualidad, con un máximo del doble del salario mínimo interprofesional. Por tanto, Fraile y Serrano recibirán 19.800 euros cada uno.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad