Gallardo advierte a Mas: "La potencia de Cataluña somos los empresarios"

stop

El presidente de Almirall tranquiliza de una fuga inminente: "Mientras podamos, la compañía continuará aquí"

Jorge Gallardo, presidente de Almirall, en una imagen de archivo.

en Barcelona, 24 de noviembre de 2015 (22:54 CET)

Mensaje directo del presidente de la farmacéutica Almirall a los líderes soberanistas. Jorge Gallardo ha avisado este martes en el Cercle d'Economía: "La potencia económica de Cataluña es la de los empresarios, no la del Parlament, que lo tengan claro la gente de Junts pel Sí y las CUP". La disconformidad con la desconexión y una hipotética salida del euro le hizo mandar un vídeo a los empleados advirtiendo de las "consecuencias negativas" del Procés. Sin embargo, tranquiliza: "Mientras podamos, la empresa seguirá en Cataluña".

El dirigente ha respondido con argumentos económicos al daño para la compañía de la independencia. "Lo que yo no quiero es que unos señores me destrocen Almirall", ha lamentado. "Si estoy fuera de Europa y tengo que pagar unos aranceles y no estoy en el Euro, ni puedo dedicar dinero a investigación ni a nada", ha concluido.

Lecciones de catalanidad

Lo cierto es que el directivo no cree que se produzca un éxodo masivo de empresas mientras la situación no sea límite. Pese a la existencia de casos puntuales, la estabilidad se mantendrá "a no ser que nos quedemos fuera de la Unión Europea", matiza.

Gallardo ha ironizado con los escándalos de corrupción que asolan a Convergència Democràtica de Catalunya: "En los 73 años que tiene Almirall hemos pagado todos los impuestos aquí, no nos hemos llevado nada a Andorra", ha comparado, visiblemente tenso. "Así que a mí nadie puede darme lecciones de catalanidad", ha sentenciado.

Crítico con la situación de las farmacéuticas catalanas

Además, el catalán ha explicado el cambio de rumbo de la firma hacia el sector dermatológico y de la estética. "Por el momento la acción ha respondido bien y ya superamos los 17 euros", ha explicado. Ha explicado cómo se afronta el relevo en una compañía familiar, en la que ya asoma la tercera generación. "Los hijos siempre creen que va demasiado lento, pero ya empiezan a tomar responsabilidades en el consejo de administración", ha comentado.

Sin embargo, se ha mostrado crítico con la situación del sector farmacéutico de Cataluña, muy atomizado. "La industria de la región debería haberse unido hace 20 años", ha lamentado. "Antes era muy complicado cuando las cosas iban más o menos bien y todo el mundo tenía la propiedad de su empresa al 100%". "Ahora ya es tarde, ya no hay nada que hacer", ha rematado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad