Habitat negocia con la banca para liquidar con activos su deuda financiera

stop

La inmobiliaria ya ha pactado con La Caixa eliminar el pasivo a cambio de edificios y solares

21 de enero de 2014 (21:02 CET)

Habitat sentará a la banca acreedora a lo largo de las próximas semanas para intentar liquidar su deuda financiera. No se trata de una simple reestructuración del pasivo, la inmobiliaria ha decidido dar una vuelta de tuerca más al convenio acordado al levantar el concurso de acreedores en 2010. Ahora, propone cubrir el 100% del pasivo de entidades con activos de la compañía.

Lo más sorprendente de la iniciativa de la cúpula es que, por primera vez en España, se da una alternativa al convenio de acreedores a pesar de que se cumplía con el calendario de pagos establecido. Eso sí, con dificultades, informan fuentes cercanas a la empresa.

La lenta recuperación del sector ya propició este verano que la compañía introdujera por primera vez el pago en especies para cumplir con parte de sus responsabilidades con la banca.

Evitar una nueva quiebra

Con todo, las previsiones de negocio del plan de viabilidad no se han alcanzado y se ha tenido que dar un paso más. Para evitar una nueva quiebra, la dirección de la inmobiliaria ha decidido hablar otra vez con sus principales acreedores, las entidades financieras.

El plan ya ha recibido un espaldarazo importante, el de La Caixa. El titular del Juzgado de lo Mercantil 3 de Barcelona, José María Fernández Seijó, autorizó antes de Navidad que la entidad presidida por Isidro Fainé y dirigida por José María Nin recibiera varios inmuebles y solares a cambio de liquidar la deuda con Habitat. Su pasivo era el principal del concurso y, en 2008, superó los 232 millones de euros. Al final, la quita de la entidad catalana es “muy destacable”, indican los mismos interlocutores. Supera el 70%, el máximo que se planteó en el convenio.

Acreedores no financieros

La cúpula quiere repetir el éxito con Deutsche Bank, Barclays o la Sareb. El banco malo de España heredó la deuda de Caja Madrid (218 millones) y CatalunyaCaixa (87 millones de euros).

Si finalmente logra su objetivo, Habitat sólo tendrá que responder económicamente al pasivo que arrastra, básicamente, con proveedores. Una alternativa que le da más oxígeno para que pueda levantar cabeza a pesar de dejar al mínimo su cartera de activos. La inmobiliaria casi partirá de cero en la nueva oportunidad de reflotar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad