Honda mira al norte de África desde el centro logístico de Barcelona

stop

El grupo inaugura un almacén al que ha destinado 12 millones de euros y da empleo a 39 personas

El consejero de Empresa i Ocupació, Felip Puig, y la cúpula de Honda Europa en el centro logístico | ED

17 de octubre de 2013 (22:12 CET)

Honda tiene la vista puesta en el negocio potencial del norte de África. “Más concretamente, en Marruecos, ya que en el resto de países la situación no está como para vender motocicletas”, señala un ejecutivo de la multinacional japonesa. La planta de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona) ya ha movido ficha para tener un papel relevante en esta etapa. Sobre todo para proveer piezas de recambio para automóviles, motocicletas y productos de fuerza (generadores eléctricos o cortacéspedes, entre otros) gracias a un centro logístico de 24.800 metros cuadrados.

El consejero de Empresa i Ocupació, Felip Puig, y la cúpula japonesa de la multinacional en Europa han inaugurado este jueves las instalaciones. El grupo ha invertido 12 millones de euros en su construcción. La obra se completó en unos nueve meses (finalizó a principios de verano) y da empleo a 39 personas. Trabaja para el mercado español, portugués y el sur de Francia.

Siete centros

La empresa tiene siete centros logísticos en Europa. Por capacidad, el de Barcelona es el cuarto de la lista. Le supera el central, situado en Gante (Bélgica), y los almacenes de Reino Unido e Italia.

Santa Perpètua puede guardar a la vez hasta 6.800 motocicletas pendientes de entrega, fabricadas en todas las plantas del grupo. Las factorías las envían primero a Gante y, desde allí, se reparten al resto de centros logísticos. Llegan a Barcelona por carretera y a través del puerto.

Además de África, los responsables de la planta catalana han iniciado conversaciones para convertirse en el punto de logística del centro y del este de Francia. “Sería más económico”, valoran desde la compañía. Con todo, no esperan que la decisión se tome de forma inmediata. Prevén una negociación de como mínimo seis meses para ampliar sus servicios. La dirección japonesa es quien tiene la última palabra.

Motocicletas de trial

Además del centro logístico, la planta de Santa Perpètua de Mogoda acoge la sede comercial de la compañía, la del equipo de competición, el instituto de seguridad y una pequeña planta de producción. Ésta, da empleo a 100 personas fijas y se dedica al ensamblaje de cuatro modelos de motocicletas de trial y varias piezas.

La fabricación es casi artesanal. De hecho, sólo sirven 1.100 unidades al año, a un ritmo de fabricación de 16 vehículos al día concentrado entre septiembre y diciembre. El resto del año, los trabajadores producen piezas para otras plantas del grupo. 

"Nos hemos adaptado a las demandas del mercado", sentencian desde la compañía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad