Ignacio Osborne (i) y Francisco José Riberas en la asamblea de socios del Instituto de la Empresa Familiar celebrado este martes en Barcelona. Riberas ha relevado a Osborne. Los mandatos son para dos años no prorrogables. / EFE/Quique García

El presidente de las empresas familiares carga contra los nuevos populismos

stop

Francisco José Riveras (Gestamp) se estrena como presidente del Instituto de la Empresa Familiar con críticas hacia los nuevos populismos

Josep Maria Casas

Economía Digital

Ignacio Osborne (i) y Francisco José Riberas en la asamblea de socios del Instituto de la Empresa Familiar celebrado este martes en Barcelona. Riberas ha relevado a Osborne. Los mandatos son para dos años no prorrogables. / EFE/Quique García

Barcelona, 08 de mayo de 2018 (15:14 CET)

Francisco José Riveras se ha estrenado este martes como nuevo presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF) con críticas a la “demagogia y a los nuevos populismos”, que culpan a las empresas de todos los problemas económicos. Riberas advirtió que este clima, en el contexto político actual, resulta “peligroso”.

Riberas, presidente de Gestamp, ha substituido a Ignacio Osborne, presidente de Osborne & Cía, al frente del Instituto de la Empresa Familiar. El relevo se ha producido en la asamblea de socios del IEF, que este martes ha reunido en Barcelona a cerca de ochenta empresarios.

Entre los asistentes estaban Juan Roig (Mercadona), Simón Pedro Barceló (Grupo Barceló), José María Serra (Catalana Occidente), Artur Carulla (Agrolimen), Mar Raventós (Codorníu), Pablo Lara (Planeta), Fernando Rodés (Industrias y Servicios Publicitarios), Antonio Asensio Mosbah (Grupo Zeta) y Javier Godó (Grupo Godó). Este último es el único miembro de la actual junta directiva del IEF que ha causado baja al haber cumplido el máximo de mandatos.

En su discurso, Riberas lamentó que todavía están lejos de alcanzar uno de los objetivos fundacionales del IEF, que es el de “poner en valor ante la sociedad la importancia de las empresas familiares”. Indicó que con la crisis económica “se ha generado un clima propicio para que la demagogia y los nuevos populismos culpen a las empresas de todos sus problemas y, esto, en el contexto político actual, es peligroso”. Sin embargo, prefirió no identificar estos populismos.

Resaltó que deben trasladar a la sociedad el mensaje de la “aportación clave” que las empresas familiares han realizado durante la crisis que se inició en 2008. También constató que la internacionalización de estas empresas “puede ser la vía, a veces la única vía, para crecer” en el mercado.

El Instituto de la Empresa Familiar mejora su percepción sobre la marcha de la economía

Durante la asamblea, los socios del IEF contestaron una encuesta de la que se desprende una ligera mejoría en su percepción de la situación económica. Puntuaron con un 6,39 (sobre 9) la situación económica actual, cuando en 2017 se quedaron en un 5,88. En 2013, el primer año que se realizó esta encuesta, era de un 2,16.

Por lo que se refiere a la creación de puestos de trabajo durante este año, un 42% manifestó que lo mantendría (frente al 32% en 2017), un 13% que reduciría plantilla (9% un año antes) y un 37% que la incrementaría (50% un año antes).

Hemeroteca

Juan Roig
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad