Javier Solsona, el hombre del cepillo en Gowex

stop

Jenaro García confió la obtención de capital a su director corporativo y, a la sazón, segundo mayor accionista; Solsona fue ejecutivo de Taurus en sus peores momentos

Solsona y García, accionistas de Gowex

10 de julio de 2014 (21:40 CET)

El escándalo financiero del verano tiene actores secundarios aún por presentar. Aunque Jenaro García, ex presidente de Gowex, y su esposa, Florencia Maté, que actuaba como consejera, han acaparado la atención mediática por el confeso engaño que se urdió en los despachos de la empresa de wifi, hay un tercer nombre cuya implicación activa habría contribuido a captar millones de euros en capital. Se trata de Javier Solsona.

El sector financiero estima que Gowex embaucó a diez bancos y a un mínimo de 60 fondos de inversión. Las cantidades obtenidas a través de préstamos ICO, comerciales y del capital riesgo agregarían un volumen próximo a los cien millones de euros, aunque algunas fuentes rebajan la cantidad hasta los 80. La negociación con los grupos de crédito y con el private equity la encabezó Solsona por delegación de García.

Solsona es el segundo mayor accionista de Gowex y director corporativo de la firma. Es apoderado de un family office llamado Alvasebi, que se embarcó en el proyecto empresarial desde los inicios. En el momento en el que la compañía de redes wifi planteó la salida al MAB a través de una oferta pública de suscripción (OPS), declaraba el control del 14% del grupo, es decir 1,3 millones de acciones.

Trayectoria

El hombre del cepillo en Gowex es un viejo conocido del empresariado catalán. Fue directivo en los peores momentos de Taurus. El fabricante de electrodomésticos de línea blanca necesitó el rescate de la Generalitat para seguir adelante. El gobierno autonómico, Hacienda, la Seguridad Social y el Fondo de Garantía Salarial inyectaron en conjunto 26 millones de euros en el saneamiento. Fue en 1999. Hacia 2002, el socio de García se sumó al equipo de Meridiano Seguros, una pequeña compañía de Málaga.

El salto al mundo del wifi se produjo en 2007. Sólo García le superaba a través no de una, sino de dos sociedades instrumentales. Cash Devices y Biotelgy. Ambas aglutinaban el 79% del capital. El hoy imputado presidente de Gowex retenía para sí siete millones de participaciones. La confianza que el primer ejecutivo depositaba en su segundo era alta; pero Maté acompañaba a Solsona a algunas reuniones vitales con posibles inversores.

Participación menguante

Las distintas rondas de inversión y la propia OPS redujeron el peso de los impulsores de Gowex. Nunca perdieron el control mayoritario de la firma, como consta en la documentación que ya posee el juez Santiago Pedraz. El escenario posterior a la entrada en el MAB reubicaba, por ejemplo, a Alvasebi en el 11,7% y al conjunto de Cash Devices y Biotelgy en el 64%.

García fue quien abrió hueco a los nuevos propietarios. En paralelo reducía la exposición a sus maniobras empresariales. Según un hecho relevante enviado el 30 de junio, la participación que controlaban García y Solsona se redujo aún más durante el primer semestre del año. El family office tiene el 9,94% de la firma, mientras que García controlaba el 48% en el momento de la confesión.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad