Kirchner pilla al Gobierno con la guardia baja en la nacionalización de YPF

stop

España estudia a marchas forzadas del decreto de expropiación al confiarse de que la situación "estaba encarrilada"

16 de abril de 2012 (19:01 CET)

El anuncio de la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, de que nacionalizará YPF, filial de Repsol, ha cogido por sorpresa al Gobierno español, que responderá con medidas.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, declaraba el sábado a la prensa que parecía que las cosas se estaban encauzando. "Queríamos creer que se estaban encauzando", han matizado este lunes fuentes diplomáticas.

Uno de los altos cargos del Ejecutivo que intercedió por Repsol ante las autoridades argentinas, el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Gracia, ha recibido la noticia esta tarde durante una comparecencia en el Parlamento.

A la salida no ha podido dar detalles a los medios de comunicación que le esperaban en los pasillos pues no tenía información. "Voy a hablar con el ministro (de Exteriores) para ver el contenido de la ley" de expropiación que ha anunciado Kirchner y que remitirá al Parlamento.

Gracia tan solo ha indicado que se trata de "una decisión muy personal del Gobierno argentino".

El Ejecutivo español no se va a quedar de brazos cruzados ante una decisión que fuentes diplomáticas califican de "impresentable" tanto por el fondo de la cuestión como por las formas en que se ha anunciado.

Las mismas fuentes aseguran que el Gobierno de Mariano Rajoy responderá con medidas, que afectarán previsiblemente al volumen de importaciones desde Argentina.

A pesar del enfado de España por la actitud de la presidenta argentina, las mismas fuentes están convencidas de que "el daño se lo están haciendo a sí mismos".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad