La reina de España, Letizia Ortiz, y el presidente de Mango, Isak Andic, en una imagen de archivo. EFE/Andreu Dalmau

La banca da un balón de oxígeno a Isak Andic

stop

Mango refinancia 500 millones de euros hasta 2023 a través de un crédito sindicato con siete entidades

Carles Huguet

Economía Digital

La reina de España, Letizia Ortiz, y el presidente de Mango, Isak Andic, en una imagen de archivo. EFE/Andreu Dalmau

Barcelona, 20 de diciembre de 2018 (18:02 CET)

Mango da una patada a seguir a su deuda. La cadena de moda del magnate Isak Andic alcanzó este jueves un acuerdo para refinanciar 500 millones de euros de deuda hasta de 2023 gracias a un préstamo sindicato con siete entidades: Banco Santander, Banc Sabadell, Caixabank, BBVA, Bankia, Ibercaja y Erste Bank.

La operación, avanzada por El Confidencial, supondrá aplazar el calendario de vencimientos, que preveían un pago de 170 millones para 2019 y de 330 millones de euros para 2020. Con el horizonte más claro, “la compañía consigue reforzar sustancialmente su situación patrimonial”, celebra en un comunicado.

"El acuerdo es muy positivo, porque demuestra una muestra de confianza de la banca al plan de negocio", celebró el director general de la empresa, Toni Ruiz. "Nos ayudará a poder acometer los proyectos previstos en los próximos ejercicios y reordenar nuestro parque de tiendas", añadió.

Como condición, las entidades obligaron a Mango a que en 2023 el ratio entre la deuda y el Ebitda sea de un máximo de tres veces. La compañía deberá recortar el índice, pues actualmente el déficit multiplica por cuatro el Ebitda.

Disparada con la construcción del centro logístico de Lliçà de Munt en 2014, la deuda neta de la firma de moda se redujo más del 20% al caer desde los 528 millones de euros de 2016 hasta los 415 millones de 2018. "A lo largo del año, la empresa ya hizo un importante ejercicio de saneamiento de su balance", advierte el mismo comunicado.

Mango no logra ganar dinero

Mango arrastra dos ejercicios en los que es incapaz de ganar dinero. La compañía presidida por Andic tuvo que cancelar en 2016 el relevo hacia su hijo Jonathan, y desde entonces no logra abandonar los números rojos. En 2017 perdió 33 millones de euros; casi la mitad que el agujero de 61 millones de 2016. Los ingresos cayeron casi el 3% desde los 2.260 millones hasta los 2.194 millones. Al mismo ritmo bajaron ya la pasada temporada, pues en 2015 las ventas rondaban los 2.330 millones.

Lejos quedan ya los beneficios de 120 millones de euros de 2013, que se recortaron levemente hasta los 107 millones en 2014 e hicieron saltar las alarmas en 2015, cuando se quedaron en apenas 4 millones.

 

Hemeroteca

Mango Isak Andic
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad