Isidro Fainé, es el presidente de la Fundación Bancaria La Caixa y de Criteria. Fuente: La Caixa EFE

La Caixa busca fondos para dirigir la venta de Agbar

stop

Suez ha puesto Agbar en la rampa de salida y Criteria Caixa ha empezado a buscar fondos que entren en la operación

Xavier Alegret

Economía Digital

Isidro Fainé, es el presidente de la Fundación Bancaria La Caixa y de Criteria. Fuente: La Caixa EFE

Barcelona, 04 de octubre de 2019 (04:55 CET)

Suez ha puesto Agbar en el mercado y La Caixa ha entrado en escena. Ante la posibilidad de que el grupo francés venda la compañía española de aguas, plasmada en un plan estratégico que incluye rotación de activos, el holding catalán que preside Isidro Fainé ha tomado el mando y ya busca fondos que quieran entrar en la operación, con la posibilidad de recuperar el control de Agbar.

El gigante francés de servicios presentó este miércoles su nuevo plan estratégico, que incluye desinversiones de entre 3.000 y 4.000 millones de euros. Ni su nuevo consejero delegado, Bertrand Camus, ni el resto de directivos que explicaron el plan a los inversores concretaron respecto a las ventas, pero en el mercado se habla abiertamente de Agbar después de que un fondo activista esté pidiendo la salida del grupo francés.

Amber, fondo conocido en España por ser accionista de Prisa, defensor de la destitución inmediata de Javier Monzón por su imputación en la Púnica, también es accionista de Suez. Hace meses empezó a sugerir la desinversión de Agbar, en un intento por rentabilizar su propia inversión en la compañía francesa.

El fondo armenio incluso puso precio a la compañía de aguas barcelonesa: 3.000 millones de euros. Coincide con la cifra de desinversiones que maneja Suez en su plan estratégico para la próxima década, en la parte baja de la horquilla, lo que terminó de disparar las informaciones sobre la venta, como recogía El Confidencial.

Amber presiona a Suez para que venda Agbar y el grupo francés prevé desinversiones de hasta 4.000 millones

Con Suez analizando la salida de Agbar, Criteria se ha propuesto no ser un invitado de piedra. La Caixa ya fue socio de referencia de la empresa de aguas, junto con Suez, y terminó optando por una opción que ha tenido sus ventajas y sus inconvenientes: cedió el 100% de Agbar a Suez a cambio del 6% de la compañía francesa. Isidro Fainé es consejero de Suez.

A su vez, La Caixa y Suez son socios en Aigües de Barcelona, la empresa que presta el servicio del agua potable, así como el saneamiento y depuración, en el área metropolitana de Barcelona. Agbar controla el 70% de esta empresa, mientras que Criteria tiene un 15% y el Area Metropolitana de Barcelona (AMB), que preside Ada Colau, ostenta otro 15%.

Fuentes cercanas al grupo empresarial catalán explican a Economía Digital que Fainé y su equipo de confianza en Criteria han iniciado ya una búsqueda preliminar de fondos de inversión que puedan y estén interesados en invertir 3.000 millones por Agbar. Entre todas las opciones, que los compre otra empresa o un fondo, tanto en La Caixa como en Agbar, prefieren la segunda opción.

Está en una fase preliminar y todo está abierto. Podría ser un fondo o más de uno, con el 100% o con una participación menor. Hay varios fondos especializados en infraestructuras que podrían estar interesados, aunque podrían necesitar del apoyo de un inversor puro, que solo sea el socio financiero. A penas están empezando a rastrear el mercado.

¿La Caixa vuelve a Agbar?

Dentro de las opciones, no puede descartarse que La Caixa vuelva a entrar en Agbar, con un porcentaje no mayoritario pero como socio de control, con la compañía de un fondo inversor. El equipo que gestiona la compañía de aguas, comandado por Ángel Simón, contaría con la confianza de Fainé. Esta opción supondría la salida de Criteria del accionariado de Suez.

Con la operación, Fainé y Criteria matarían dos pájaros de un tiro: enriquecerían su ahora mermada cartera industrial con una participación en una compañía que ha logrado ya despejar sus nubarrones, a la vez que invertirían parte del dinero de Abertis en una gran compañía. Lo que está en cuestión es el precio. Amber habla de 3.000 millones, eso es lo que quiere, pero las ganas de vender pueden traducirse en un descuento.

Consultado sobre esta posibilidad, un portavoz de Criteria eludió hacer comentarios. Lo cierto es que es pronto, no se espera una operación a corto plazo. Por lo que respecta a Agbar, fuentes del sector explican que ven con buenos ojos el movimiento de La Caixa tras cumplir un ciclo bajo el control de Suez.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad