La escuela de hostelería de Barcelona celebra su 30 aniversario

stop

LA PROFESIONALIZACIÓN DE UN SECTOR

Los antiguos alumnos de la ESHOB José Varela, Quim Marqués, Kike Roca, Seri Arola, Josep Maria Martínez, Carles Abellán y Eduard Ávila.

en Barcelona, 12 de marzo de 2015 (20:43 CET)

La Escola Superior d'Hostaleria de Barcelona (ESHOB) celebra su 30 aniversario estos días. Entre 1985, cuando se creó, y 2015 han pasado por sus aulas más de 12.000 alumnos y entre ellos figuran profesionales con estrellas Michelin que trabajan en los cinco continentes, entre ellos personajes de las diferentes ramas de la restauración y la hotelería como José Andrés, Carles Abellán, Quim Marqués, Sergi Arola, Alfred Romagosa, Pepe García o Antonio Sáez.

Su nacimiento respondió al propósito de los gremios de restauración y de hoteles de Barcelona de profesionalizar todas las disciplinas del sector. Empezó en la calle Muntaner con 70 alumnos; a los diez años se trasladó a la calle Aragón; y en el 2005 empezó a levantarse en el paseo del Taulat, en unas instalaciones de 4.500 metros cuadrados.

Alumnos de 15 nacionalidades

La escuela, donde cursan estudios alumnos de 15 nacionalidades distintas, basa su método en la formación dual, es decir, en dar la misma importancia a los conocimientos teóricos y a los prácticos, a los que se dedica el 50% del tiempo, permitiendo a los alumnos vivir la experiencia real de la profesión desde el primer día. Y está destinada a quienes empiezan y a quienes se reciclan.

Para celebrar el acontecimiento, los alumnos actuales elaboraron un menú especialísimo con un aperitivo compuesto por un canelón de tomate y cangrejo, tuétano y trufa. Y Gran Torelló.

Un entrante de foie con setas de temporada y el mismo cava. Después, un consomé de erizo y algas, seguido de un risotto de vieiras y verduras, acompañados por el riesling QmP Mosel Heymann-Löwenstein. De segundo, pollo La Besàvia con cigalas (mar y montaña), regado por un tinto de Vinyes de l'Albà.

Para el postre, unas delicias dulces con moscatel alicantino y un brazo de gitano con un Pedro Ximénez. Un banquete.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad