La India se levanta contra Nestlé por la venta de noodles con plomo

stop

El Gobierno indio reclama 98 millones de euros a la multinacional suiza por comercializar durante años un producto que no cumplía la regulación alimentaria del país asiático

Un vendedor indio con un paquete de noodles Maggi en la mano

en Barcelona, 12 de agosto de 2015 (14:32 CET)

El grupo Nestlé, la multinacional de la alimentación más importante del planeta, se enfrenta a una demanda por valor de 90 millones de euros (casi 100 millones de dólares). ¿El motivo? La venta en la India, uno de sus principales mercados, de millones de paquetes de noodles precocinados de la marca Maggi que contenían un exceso de plomo.

El Gobierno del país asiático acusa al gigante agroalimentario de prácticas comerciales injustas, venta de productos defectuosos y la venta, sin el permiso correspondiente, de noodles de avena de la citada marca.  

Más de la mitad del dinero reclamado a Nestlé (en torno a 48 millones de euros) es por los daños causados por la "negligencia, apatía y crueldad" de la multinacional, según ha informado el ministerio de Consumo indio.

Por su parte, Nestlé ha afirmado que todavía no ha recibido ninguna notificación oficial de la demanda.

Un producto muy popular

Los productos que están en discusión, todos del apartado de las pastas de Maggi, fueron retirados del mercado indio en junio, después de que se detectasen cantidades de plomo muy por encima de las permitidas.

Los noodles de Nestlé eran hasta ahora uno de los productos más consumidos entre el grueso de la población de país, debido a su bajo precio (entre 13 y 35 céntimos de euro por paquete al cambio) y al escaso tiempo dedicado a la preparación.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad