La plantilla de Coca-Cola Iberian Partners recurrirá al Gobierno para frenar el ERE

stop

CCOO y UGT exigen la retirada del plan de reestructuración que afectará a 1.250 trabajadores para seguir negociando

28 de enero de 2014 (19:59 CET)

Los trabajadores de la embotelladora de Coca-Cola en España quieren que la compañía recule sobre el expediente de regulación de empleo (ERE) que afectará, a priori, a 1.250 personas. Para conseguir que la dirección dé marcha atrás, CCOO y UGT aseguran que no sólo se concentrarán en los diferentes centros, harán paros y no seguirán negociando, sino que, además, pretenden reunirse con los ministerios y administraciones pertinentes para presionar más a la compañía.

Coca-Cola Iberian Partners plantea el cierre de cuatro plantas, la salida de 750 empleados --de los cuales la mitad podría ser a través de prejubilaciones-- y 500 recolocaciones. El expediente, según fuentes próximas a la compañía, ya se ha presentado y tiene una estructura legal que hay que seguir, por lo que no entraría en los planes de la compañía su retirada.

Denuncia ante la Inspección de Trabajo


Pero, el planteamiento de la dirección ha enfurecido, y mucho, a la plantilla de la embotelladora. “Queremos reunirnos con el Ministerio de Agricultura y también con el de Empleo e Industria, así como con los diferentes partidos políticos y ayuntamientos para ver si entre todos se paraliza el ERE”, subraya a Economía Digital, el representante de CCOO, Jorge Tomé. El primer paso que ha dado el sindicato en este sentido ha sido denunciar el ERE ante la Inspección de Trabajo y Empleo por ilegal.

En la misma línea se pronuncia UGT. “Vamos a pedir a los ministros que se evite esta barbaridad y este descalabro”, señala el portavoz Sebastián Sierra. El sindicato plantea otras soluciones como el reparto de las producciones y si se producen excedentes de plantilla que las salidas sean por prejubilaciones o bajas voluntarias.

Indemnización pre-reforma laboral

Tras la reunión celebrada este martes entre los representantes de la empresa y los sindicatos la negociación sigue en stand by. Los portavoces de los trabajadores insisten en el “sinsentido” del plan de ajuste de la compañía y no se contentan con los argumentos que se han ofrecido hasta el momento.

Mientras, la compañía justifica el ERE en causas organizativas --como consecuencia de la fusión de siete embotelladoras-- y espera que a través del diálogo se alcance una solución consensuada. La compañía factura más de 3.000 millones de euros.

Coca-Cola Iberian Partners ofrece una primera indemnización de 30 días y 18 mensualidades, aunque esta propuesta no ha contentado a los sindicatos. La plantilla seguirá con su plan de paros a nivel estatal previsto para la próxima semana. En paralelo, seguirán sucediéndose varias concentraciones y huelgas en los centros afectados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad