Las constructoras afloran fuertes pérdidas en sus inmuebles pero las promotoras prefieren esperar

stop

LA CRISIS DEL LADRILLO

Viviendas en construccion

11 de marzo de 2012 (18:07 CET)

Los bancos y las constructoras con actividad inmobiliaria han empezado a sanear sus inmuebles, ajustando su valor a las previsibles bajadas de precio que se van a producir. Las grandes promotoras sin embargo eluden hacerlo por ahora, pero posiblemente tendrán que realizar ajustes en sus balances a lo largo de este año y el próximo, sobre todo en el valor del suelo y en el de la vivienda terminada pendiente de vender. Hacerlo puede disparar las pérdidas en el sector.

Los bancos, obligados por el Gobierno, han iniciado el proceso de reducción del valor contable de sus activos inmobiliarios. Tienen hasta finales de año para hacerlo y quién no pueda afrontar esa pérdida por sí solo tendrá que fusionarse con otra entidad.

Visto el movimiento de la banca, que amasa nada menos que 170.000 millones en activos inmobiliarios problemáticos, las grandes constructoras con potentes divisiones inmobiliarias han empezado a acometer un proceso similar previendo depreciaciones fuertes de este tipo de bienes, sobre todo del suelo.

Es el caso de Acciona, que ha dotado una provisión extraordinaria voluntaria con cargo a 2011 de 269 millones que justifica por el mayor tiempo que espera tardar en construir el suelo que tiene en stock. La demora estimada ahora es de dos años. También ajusta el precio del parque de vivienda sin vender. Como resultado, incrementa el nivel de provisiones que tenía dotado el 15%.

Sacyr Vallehermoso también ha aprovechado el ejercicio 2011 para acometer saneamientos de su activo inmobiliario por 117 millones. Sólo en su filial promotora, Vallehermoso ha recortado el valor de la vivienda terminada en stock en 166 millones, aunque una parte de esa caída se debe a la venta efectiva de pisos.

Por el contrario, en su filial patrimonialista, Testa, dedicada a alquilar oficinas, centros comerciales, hoteles, viviendas o residencias, no ha realizado ajuste de valor alguno por lo que su patrimonio arroja una cifra de 4.070 millones.

En cuanto al resto de las grandes constructoras, ni Ferrovial ni ACS mantienen actividad promotora. FCC la desarrolla a través de Realia.

Las inmobiliarias optan por los ajustes mínimos

Las grandes promotoras inmobiliarias, especialistas en este negocio, no han secundado la iniciativa de Sacyr y Acciona, ni la de la banca. Han realizado ajustes mínimos del valor de sus activos al cierre de 2011. Rondan entre el 2% y el 5% dependiendo de la empresa y del tipo de activo.

Metrovacesa por ejemplo ha ajustado al cierre de 2011 la tasación de sus inmuebles y suelo, con un valor conjunto de 7.500 millones, el 3,3%. El impacto en la cuenta de resultados de estos saneamientos, centrados en el negocio de patrimonio para alquilar, ha sido de 137 millones.

La inmobiliaria considera que estos bienes se valoran tal y como marca la ley y al igual que en el resto del sector, es decir dos veces año por firmas de primer nivel. Añade que no se puede generalizar a la hora de estimar el impacto de la crisis en este tipo de bienes, ya que depende de su ubicación y del coste de adquisición.

Metrovacesa concentra el 75% de sus inmuebles en el negocio de alquiler de oficinas, centros comerciales y hoteles, menos vulnerable a la depreciación que el de construcción y venta de viviendas pero que también se ve golpeado por la crisis. En el negocio residencial, el más afectado por la caída de precios, Metrovacesa ha provisionado algo menos de ocho millones de euros a lo largo del ejercicio.

Realia, controlada por FCC y Bankia, cifra al cierre de 2011 el valor de su cartera de activos inmobiliarios en 4.286 millones de euros, sólo un 4,3% inferior al de diciembre 2010. La empresa contabiliza estos bienes en sus libros a coste histórico, lo que arroja un valor contable a 31 de diciembre de 2011 de 3.404 millones de euros. En función de la diferencia entre una y otra magnitud, Realia afirma que cuenta con unas plusvalías latentes de 882 millones de euros. El 70% de los activos de Realia corresponde a la actividad patrimonial y el resto a la residencial.

Colonial ha incrementado incluso el valor de su cartera de inmuebles en alquiler el 3%, hasta los 5.100 millones al cierre del ejercicio. Este repunte se debe sin embargo a la mejora en la tasación de sus activos en París. En España, sus bienes patrimonialistas en alquiler caen el 3%. La promotora no ha detallado el valor del resto de sus activos inmobiliarios.

En conjunto, y pese a las dificultades de mercado y de financiación, las grandes inmobiliarias lograron reducir en 2011 sus números rojos a la mitad, aunque la pérdida agregada suma algo más de 1.000 millones de euros. Un fuerte saneamiento de sus inmuebles puede provocar un importante deterioro de sus resultados en los próximos ejercicios y dificultades adicionales de financiación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad