Los gimnasios temen la huida en masa de los clientes por el IVA

stop

Los low cost y los municipales pueden fortalecerse tras la subida de 13 puntos

17 de julio de 2012 (21:12 CET)

Si alguna de las subidas del IVA ha causado un verdadero terremoto en su sector, ésa la de los gimnasios y salas deportivas: del 8% al 21%. Casi nadie se esperaba un aumento tan pronunciado que ha disparado las alarmas de una estampida de clientes hacia centros low cost y municipales.

Las cadenas de gimnasios privadas han comenzado a analizar costes para valorar si trasladan el aumento a los clientes o si pueden repercutirlo en los resultados de beneficios de la empresa. “Hay mucho temor e incertidumbre. Pero la mayoría no aumentarán un 13% sino que primero negociarán los alquileres, reducirán gastos de personal y negociarán con los proveedores, aunque nadie sabe en cuánto le afectará”, explica Miguel Ángel Sánchez, director de Crimasa, una conocida consultora de gestión de instalaciones deportivas.

Aunque muchos gimnasios evalúan números para no aumentar los precios un 13%, casi todos dan por seguro que habrá aumento. “Son muy pocos los gimnasios que tienen beneficios por encima de ese porcentaje. Los más fuertes son los low cost y los municipales por tener precios más bajos y con muy buenas instalaciones”, agrega Sánchez.

Ejemplo de Portugal

Una de las principales cadenas de gimnasios de España, DiR, ha anunciado que repercutirá la subida a los clientes aunque compensará la acción con nuevas promociones. El fundador de la cadena, Ramon Canela, ha sacado el ejemplo de Portugal, que también ha pasado de tener IVA reducido a general.

Los gimnasios en Portugal han perdido desde la aplicación de la subida un 16% de clientes, según la asociación de gimnasios de ese país, AGAP, un panorama que la asociación de instalaciones deportivas de Madrid, Asomed, teme que se pueda repetir en toda España.

“Nadie sabe cómo afectará, pero hay un temor generalizado que incluso una pequeña subida pudiera tener efectos demoledores, porque hay una gran cantidad de usuarios que no están dispuestos a asumir una pequeña subida, por pequeña que sea”, explica Sánchez.

España cuenta con unas 5.500 instalaciones deportivas que tienen una media de 800 abonados, según cálculos del sector, lo que supone unos cuatro millones y medio de usuarios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad