Los inversores castigan a Wallapop por la falta de rentabilidad

Wallapop recibe el 'castigo' de los fondos por falta de rentabilidad

stop

El fondo sueco Vostok New Ventures recorta el valor de la startup española

Barcelona, 14 de febrero de 2019 (04:55 CET)

Wallapop ya no brilla tanto para algunos de sus inversores. En un ejercicio marcado por el cambio de consejero delegado, la app española, conocida por ser el canal de venta preferido para comercializar objetos de segunda mano entre particulares, perdió valor a ojos del fondo nórdico Vostok New Ventures, uno de sus accionistas minoritarios. 

Vostok New Ventures es un holding que cotiza en la bolsa de Estocolmo (Suecia), con una capitalización bursátil que alcanza los 622 millones de euros (6.495 millones de coronas suecas). Tiene su origen en la antigua Unión Soviética, donde se fundó bajo el nombre de Vostok Nafta e invertía en negocios muy distintos, como el petrolero y el gasísitico. Su sede ahora está en las Islas Bermudas y su apuesta es muy distinta: empresas tecnológicas en estado prematuro.

Esta gestora, participada a su vez por otra decena de fondos de capital riesgo, mantiene una pequeña participación (puramente financiera) en Wallapop. Considera que el valor de la compañía ha caído aproximadamente un 26% durante 2018, de acuerdo a la documentación consultada por este medio. Sitúa el valor de la compañía en aproximadamente 305 millones de euros, frente a los casi 399 que alcanzó el año anterior. 

Fuentes del consejo de administración de Wallapop relativizan la cifra. Creen que el sistema de estimación de Vostok es muy subjetivo y no responde a los números actuales de la empresa con sede en Barcelona. "En el pasado año se cumplieron las previsiones. El balance no es solo bueno, sino muy satisfactorio", comentan, aunque rehuyen de dar ningún dato de facturación ni tampoco asegurar si alcanzaron la rentabilidad a final de año.

Fuentes del consejo de Wallapop discrepan de la valoración que Vostok hace de la compañía

Y es que parece que es este motivo y no otro el desencadenante de que Vostok haya devaluado la participación de Wallapop de su cartera. "Los esfuerzos de monetización están en un estado muy prematuro, aunque prometedor", comentan desde el fondo nórdico en su memoria económica a modo de resumen.

Wallapop inició sus tres primeros años con un modelo de negocio sin ingresos, pero desde finales de 2016 priorizó en exprimir la plataforma y no en expandirse internacionalmente. "Hemos implementado nuevos sistemas de pagos, no solo por destacar anuncios, sino también por gestionar los envíos. Tenemos desde septiembre un acuerdo estratégico con Correos", comentan personas cercanas a la compañía española.

"Vostok no tiene presencia en el consejo de administración, por lo que no conoce los números vitales de Wallapop", rematan. La compañía, fundada en 2013 con el objetivo de ser la primera app española de compraventa geolocalizada, es una de las más fuertes en anuncios clasificados: cuenta con más de 20 millones de usuarios en España, registra 70.000 transacciones diarias y tiene más de 100 millones de artículos subidos en la plataforma. 

Pero las cuentas de 2018 son una incógnita. Las últimas disponible son de 2017, cuando la sociedad española registró unas pérdidas de 36 millones, un 33% menos frente a su ejercicio de 2016. Ese año lo cerró con un 70% más de ingresos que el ejercicio anterior, al alcanzar los 11 millones de facturación.

Cambio de consejero delegado

Entre tanto, 2018 también estuvo marcado por el cambio en la cúpula de Wallapop. El baile de sillas estuvo protagonizado por Agustín Gómez, fundador de la compañía junto a Gerard Oliver (fundador de Be Republic) y Miguel Vicente (fundador de Letsbonus). Gómez, tras seis años al frente, dejó de ser consejero delegado para ser presidente, y le sustituyó Rob Cassedy, que llegó desde Ebay.

Cassedy asumió el cargo de consejero delegado el pasado 1 de octubre, con el objetivo de poner en práctica “la experiencia que tiene en la gestión de clasificados de alto crecimiento y rentabilidad en Europa”, según explicó la compañía en un comunicado. 

La otra gran noticia que dejó Wallapop fueron los planes de venta. La última memoria depositada en el Registro Mercantil, disponible desde hace pocos meses, afloró que los administradores reservaban 23 millones de euros en planes de incentivos a “determinados empleados, colaboradores y ejecutivos”, lo que reflejaba una intención de cerrar la operación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad