Miquel y Costas inyecta seis millones más en la planta Terranova

stop

La papelera catalana espera que en el primer trimestre de este año la fábrica dé beneficios

27 de enero de 2014 (20:53 CET)

La papelera Miquel y Costas hizo una apuesta fuerte con el proyecto Terranova Papers. Se trata de una nueva planta que comenzó a operar en el primer semestre de 2013 y que ha requerido de una inversión de 45 millones de euros. Ahora, la compañía ha vuelto a inyectarle seis millones más y ya cuenta con un capital social de 12 millones de euros.

“No es la primera ampliación de capital ni será la última. Pretende equilibrar la deuda y el capital de la sociedad”, apuntan fuentes próximas a la compañía que preside Jordi Mercadé.

La fábrica de Terranova está instalada en la Pobla de Claramunt (L'Anoia) y en ella se hacen papeles especiales como los que se utilizan para el té, para las bolsas de las aspiradoras, envases para máquina de café y también el que se usa para alimentación y repostería.

Beneficios en el arranque de 2014

Las previsiones de Miquel y Costas para la nueva instalación es poder contar con una plantilla de 60 personas y que comience a dar beneficios a lo largo del primer trimestre de este año.

“Terranova se creó con un capital muy pequeño y periódicamente se hacen inyecciones de capital pero no obedecen a inversiones especiales", detallan las mismas fuentes. En la actualidad, la finalidad de esta planta es el desarrollo y la homologación de los productos para poder alcanzar flujos de caja positivos en los primeros meses de 2014.

Miquel y costas cerró el ejercicio 2012 con unos ingresos próximos a los 200 millones de euros y unas ganancias que apenas superaban una décima parte de la facturación y que ascendían a los 27 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad