Miró salió de Black Friday con medio millón en sueldos impagados

stop

Los trabajadores despedidos están indignados por el gasto publicitario en los días en los que se incumplió el pago de las nóminas atrasadas

Trabajadores protestan frente a una tienda de Miró.

Madrid , 30 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

La cadena de electrodomésticos Miró elaboró una campaña de Black Friday justo los días en los que la empresa debía pagar a los extrabajadores las nóminas retrasadas de septiembre. La red afronta su tercer concurso de acreedores en medio de una fuerte crisis de tesorería, que ha retrasado los pagos comprometidos a los empleados despedidos.

La compañía debía abonar los salarios correspondientes a septiembre a unos 180 trabajadores afectados por el ERE. Los pagos estaban previstos para la semana pasada pero, en plena campaña del Black Friday, la compañía retrasó el ingreso de las nóminas.

La tensión hizo que los trabajadores contactasen con un abogado para denunciar el impago de sus nóminas, tal como se había prometido en un acuerdo firmado con la administración concursal. Aunque los trabajadores aún no han cobrado, fuentes de la empresa aseguran que las nóminas de septiembre ya han sido pagadas.

El dinero debe hacerse efectivo en las próximas horas, aunque quedan por abonar parte de julio y noviembre y el mes completo de octubre. En total, Miró debe medio millón de euros en nóminas atrasadas, que probablemente serán asumidas por el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa).  

La empresa que gestiona Miró, Kabaena, está siendo gestionada por la administración concursal que considera que la cadena de tiendas debe continuar normalmente con su actividad comercial, a pesar de las nóminas retrasadas. De lo contrario, se correría el riesgo de que también peligren los pagos de los trabajadores en activo: unos 150 empleados.  

Tres meses sin cobrar 

Miró, propiedad del fondo de capital riesgo Springwater, anunció ofertas de electrodomésticos durante el viernes 25 de noviembre, el día en que las grandes cadenas españolas dispararon sus ventas por las ofertas agresivas.

La compañía aumentó su stock y también imprimió folletos promocionales, una acción que levantó el malestar entre los trabajadores despedidos, que comienzan a afrontar serios problemas económicos por los retrasos.  

"Hay familias que han dejado de pagar el alquiler y la hipoteca. La mayoría son trabajadores de mediana edad con muchos años en la empresa y que tendrán difícil colocación. Nos sentimos desechados y estafados cuando la compañía gasta dinero en publicidad y no cumple sus compromisos de pago", explica un extrabajador de Miró que pidió mantener su nombre en el anonimato.  

Los sindicatos respaldan que la administración concursal haya decidido potenciar la actividad comercial durante el Black Friday. Comisiones Obreras considera que la compañía no puede permitir dar una imagen pobre y sin surtido un día tan clave como el Black Friday, ya que peligra la viabilidad de la empresa.  

Miró busca comprador para superar el tercer concurso de acreedores de su historia. Fuentes cercanas a la compañía aseguran que hay dos interesados. En el mercado se da por hecho que Worten, que ha trabajado en sociedad con Miró recientemente, es uno de ellos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad