Movistar, Vodafone y Orange disparan márgenes con los seguros para móvil. En la imagen, el logo de Orange en una de las tiendas. EFE/ED/archivo

Movistar, Vodafone y Orange hallan un gran negocio con los seguros de móvil

stop

Los operadores de telecomunicaciones aumentan la presión para vender más seguros de roturas para móviles, un servicio lleno de quejas

David Placer

Economía Digital

Movistar, Vodafone y Orange disparan márgenes con los seguros para móvil. En la imagen, el logo de Orange en una de las tiendas. EFE/ED/archivo

Madrid, 08 de octubre de 2018 (20:55 CET)

Las tres grandes operadoras de telecomunicaciones de España, Movistar, Vodafone y Orange, han encontrado un gran negocio en la venta de seguros para móviles. Los seguros para cubrir daños o robo de dispositivos móviles se han disparado desde la salida al mercado de los aparatos más caros. Y ahora los operadores de telecomunicaciones ven en estos servicios una manera eficaz y rápida para disparar márgenes.

Los seguros de rotura de pantalla o de robo o hurto de móviles son servicios altamente rentable, tanto para los operadores de telecomunicaciones como para las aseguradoras que ofrecen el servicio. Por cada seguro vendido, el operador de telecomunicaciones recibe entre el 35% y el 50% de la prima, según explican fuentes del sector.

Nos exigen vender el 25% de los teléfonos con el seguro. De lo contrario, no cobramos comisiones”, explica un trabajador de una tienda Orange en Madrid. “La presión para lograr los objetivos es cada vez mayor”, explica el empleado.

Vodafone también aplica un mecanismo de presión en la venta de cada tienda de Movistar. “Tenemos que vender al menos cinco seguros al mes. Es lo que os exigen para cobrar las comisiones”, explican desde una tienda de Vodafone.

Problemas a la hora de cobrar

Los seguros para cubrir daños o robos de teléfonos se han convertido en una forma rápida de aumentar los beneficios, pero también en una fuente de problemas y conflictos. Los usuarios se suelen quedar con el discurso comercial que escuchan en las tiendas, pero pocos leen la letra pequeña de los contratos. Cuando suceden los accidentes, es frecuente la llegada de las quejas.

“Compré un móvil Vodafone y me ofrecieron el seguro. Cuesta 120 euros al año. Se le rompió la pantalla y ahora ponen problemas para la reparación porque no tienen repuestos”, explica Jenny Marques, usuaria que contrató el seguro con la empresa SPB Ibérica, uno de los grandes aseguradores del sector.

Las solicitudes para dar de baja el seguro contratado con aseguradoras externas son frecuentes en los centros de atención al cliente de todas las compañías. Las quejas por la falta de cobertura o los obstáculos de última hora para ejecutar el cobro suelen ser las más frecuentes. Pero las operadoras lo asumen como un mal inherente al negocio que sigue siendo muy rentable. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad