Uno de los productos de Mr. Wonderful. ED

Mr. Wonderful: el reino de lo cursi gana un 60% más

stop

La firma de productos con mensajes positivos que crearon Ángela Cabal y Javi Aracil cerró 2016 con 7 millones de beneficios y 30 de facturación

Barcelona, 03 de septiembre de 2017 (05:55 CET)

Todo el mundo les conoce. Los casi tres millones de seguidores del universo Mr. Wonderful propagan a diario los mensajes positivos de la firma que crearon hace cinco años los catalanes Ángela Cabal y David Aracil, pareja en lo personal y profesional. La popularidad de la marca se reflejó en los resultados del pasado año, cuando cosechó un 64,7% más de beneficios que en 2015, pasando de 4.239.641 a 6.973.084 millones de euros.

A la par, el importe neto de la cifra de negocio se fijó en 30 millones, un 57% más respecto al mismo periodo del año anterior (19 millones). Números que explican un imperio que ha conquistado a marcas como Nocilla, Lays, Inditex e incluso la firma de preservativos Control.

Mr. Wonderful fue rentable desde 2012. Cinco años después tiene tiendas hasta en Guatemala

El negocio que nació de los preparativos de boda de la pareja fue rentable desde su creación, en 2012. Ese año ya cerraron en positivo, tras ganar 77.000 euros; en 2013 multiplicaron por diez el crecimiento llegando hasta los 700.000 euros, y un año después, en 2014, se instalaron en los 2,8 millones, canalizando la mayoría de las ventas de agendas, álbumes de fotos, productos de decoración y complementos a través del canal online.

En Mr. Wonderful saben que la visibilidad es fundamental para seguir creciendo. Por ello, utilizan como altavoz la revista y el blog donde nació la marca que ahora se comercializa en más de 2.000 puntos de distribución, entre los que figuran tiendas físicas en Bélgica, Alemania e incluso Guatemala.

Los ‘haters’ quieren parte del negocio

Como todo lo que triunfa, Mr. Wonderful también se ha ganado un séquito de detractores. Hasta el punto de que algunos también han visto una oportunidad de exprimir el negocio.

­­

Un ejemplo es la parodia Mr. Puterful, que da la vuelta a los mensajes positivos de David y Ángela con un diseño calcado. Cerdicornio S.L, la empresa que comercializa con estos productos, pertenece a Diego Jesús Villalba y Alejandro Neto.

Los 'haters' de Mr. Wonderful han copiado el modelo de negocio invirtiendo el mensaje

La iniciativa de los gaditanos, combativa con el “pasteleo” de Mr. Wonderful, nació en 2016 pero no se constituyó como empresa hasta febrero de este año, por lo que de momento no existen cuentas consolidadas en el registro mercantil que reflejen el resultado de la venta de su merchandising.

Otro de los azotes del “buen rollismo” ha sido Pedro Ample con su libro “Mr. Wonderfuck. No molas tanto como crees”. Ample, director de la agencia creativa Darwin Social Noise, tiene además una cuenta de Twitter dedicada a la obra en la que cuenta con más de 10.000 seguidores.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad