Un trabajador en la Fira de Barcelona donde se ultimaban los preparativos para el Mobile World Congress (MWC) antes de la cancelación. EFE

El jardinero del MWC organiza un outlet para recuperar el dinero

stop

La suspensión del Mobile World Congress deja desprotegidas a empresas como Vivers Barri, que podría perder toda su inversión

Madrid, 14 de febrero de 2020 (12:55 CET)

La cancelación del Mobile World Congress (MWC) supondrá la pérdida de 220 millones de euros para las pymes catalanas según su patronal, Pimec. Los daños colaterales de la suspensión los notará especialmente una de estas compañías, Vivers Barri, proveedora del festival de tecnología, que ha organizado un outlet para dar salida cuanto antes a todas las plantas que estaban destinadas a decorar uno de los eventos del año en Barcelona. 

"La cuestión no es que se vayan a morir", explica Salvador Barri, gerente de Vivers Barri. "Son principalmente plantas de interior, de alta calidad, y van a vivir bien". El empresario indica que el problema reside en el gasto "muy fuerte" y la compañía necesita hacer caja, "liquidez para pagar las facturas". 

Helechos, kentias, palmeras o margaritas son algunas de las plantas que se comercializarán este fin de semana. En total, entre 500 y 600 unidades, a un precio que oscila entre 5 y 30 euros. "No tengo margen, no voy a ganar, pero al menos recuperar algo", apunta Barri. 

"Esto es un porrazo que no te esperabas"

Solo por estos productos, el gasto fue de entre 8.000 y 10.000 euros, pero la inversión total asciende hasta 40.000 euros. "Ya hemos comprado materiales, hemos hecho jardineras a medida, transporte, grúas, gastos de personal porque habíamos empezado a montar", señala el gerente de la compañía, que lleva seis años actuando como el proveedor de las plantas del MWC .

Vivers Barri trabaja ahora en el balance de daños. Sobre todo, "para ver si hay una indemnización", algo de lo que aún no tienen noticias. Por el momento, se limitan a documentar "todo lo que se ha hecho" y a preparar el evento del fin de semana, ya que se resignan a perder un material perecedero y "fresco, que está bien ahora", y del que más adelante será inviable su distribución.

Outlet de las plantas del MWC. Vivers Barri.

Cartel promocional del outlet de Vivers Barri. 

"Esto es un porrazo que no te esperabas", lamenta Barri, sobre la suspensión del evento. A falta de datos oficiales, las primeras aproximaciones calculan que el MWC, por el que pasaron 109.000 visitantes, dejará un vacío no solo en las cuentas oficiales o de las multinacionales. También en el de las pequeñas y medianas empresas, desprotegidas ante la incertidumbre de saber si recibirán una compensación.   

Dicom, prudencia hasta conocer el desenlace

Esa desprotección se extrapola también a otros niveles. En este sentido, Vivers Barri no recibió ninguna notificación de la organización del MWC en toda la semana. En la compañía lo justifican argumentando que sus servicios fueron contratados por uno de los partners de GSMA, organizadora del MWC. Dede esta compañía prefieren mantener la cautela en sus declaraciones ante la situación "crítica" que ha dejado la suspensión del certamen. 

La fuga de reconocibles multinacionales como Amazon, Facebook, Sony o Intel -además de operadores como Vodafone, Deutsche Telekom y British Telecom- terminó siendo la puntilla definitiva. Ante la baja de más de una veintena de empresas, la GSMA finalmente optó por reunirse en un comité de urgencia para analizar la situación. 

Dentro del consejo de la compañía británica están algunos de los mayores reclamos del certamen. Estos han presionado hasta que finalmente la GSMA cancelara el evento ante los riesgos de contagio del coronavirus Covid-19, que esta semana ha vivido su mayor repunte desde que surgió el brote en diciembre. La epidemia suma más de 1.200 muertos en China y más de 60.000 contagios en 26 países, de los que el 99% se concentran en el gigante asiático. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad