Narcís Serra (i) y Adolf Todó (2i) durante el juicio por los sobresueldos de Catalunya Caixa. / EFE/Enric Fontcuberta

Las cuentas pendientes de Narcís Serra: el agujero inmobiliario de CX

stop

Narcís Serra todavía arrastra una causa pendiente en la Audiencia Nacional por las operaciones inmobiliarias de la desaparecida Caixa Catalunya

Josep Maria Casas

Economía Digital

Narcís Serra (i) y Adolf Todó (2i) durante el juicio por los sobresueldos de Catalunya Caixa. / EFE/Enric Fontcuberta

Barcelona, 13 de febrero de 2019 (04:55 CET)

Narcís Serra está exultante. La Audiencia de Barcelona comunicó este martes a Serra, Adolf Todó y a 39 antiguos miembros de la desaparecida Catalunya Caixa (CX) su exculpación por el llamado caso de los sobresueldos. En declaraciones a TV3, Serra aseguró: “Estaba seguro de que nos absolverían”.

Sin embargo, Serra todavía arrastra un proceso judicial en la Audiencia Nacional de su etapa como presidente de la antigua caja de ahorros catalana. Figura entre los cinco investigados por una serie de operaciones inmobiliarias realizadas entre los años 2000 y 2007 que provocaron un agujero de más de 700 millones de euros.

En junio del año pasado, el juez Ismael Moreno archivó parte de las actuaciones, aunque decidió seguir investigando a Serra y a otros cuatro exdirectivos de la entidad. En cambio, dejó provisionalmente fuera del procedimiento a diez exejecutivos entre los que estaba Todó.

En un recurso posterior, la defensa de Serra indicó que, como presidente, su labor era “meramente representativa”, que no tenía capacidad decisoria y que desconocía los pormenores de las operaciones inmobiliarias. Argumentaron que estas operaciones serían irrelevantes desde el punto de vista penal y que, en todo caso, ya estarían prescritas por el tiempo transcurrido.

El juez Isamel Moreno no atendió esta solicitud. No obstante, el caso no ha avanzado. Fuentes de la Confederación Intersindical de Crédito (CIC) indican que el caso está “muerto”. Señalan que si la denuncia de los sobresueldos acabó en absolución, la de las operaciones inmobiliarias puede correr la misma suerte. El CIC tan sólo se personó como acusación durante la instrucción del caso de los sobresueldos, aunque se retiró antes del juicio por el coste económico de un proceso tan largo.

El Estado perdió 11.500 millones de euros

El FROB ejerció la acusación en ambos casos. Cataluña Caixa recibió ayudas públicas por un importe de más de 12.600 millones de euros. Además, también obtuvo otros 1.000 millones del Fondo de Garantía de Depósitos. Después de la venda de la entidad al BBVA, el Estado acabó perdiendo 11.500 millones en esta entidad.

A diferencias de otras antiguas cajas de ahorros, la cúpula de Cataluña Caixa ha sorteado con éxito los procesos judiciales. Directivos de una entidad mucho más pequeña como Caixa Penedès devolvieron más de 28 millones de euros la cárcel. En cambio, Rodrigo Rato entró en la cárcel por el caso de las tarjetas Black y ahora afronta el juicio por la salida de Bankia a bolsa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad