Nestlé pone en venta su filial de comida congelada para restaurantes

stop

La división factura en España 30 millones de euros pero no tiene las dimensiones que exige la central

Sede de Nestlé en Ginebra.

en Madrid, 22 de diciembre de 2014 (20:33 CET)

Nestlé avanza en la venta de las filiales con un volumen de facturación escaso para satisfacer el plan de negocio fijado desde la central de la multinacional de alimentación.

Davigel, la división de platos preparados y congelados para la restauración, es un negocio atractivo para cualquier matriz, pero no para la primera firma del sector en el mundo por volumen de ingresos. De este modo, será la próxima en salir del perímetro de Nestlé. En España factura 30 millones de euros y da empleo a un centenar de profesionales.

La compañía suiza trabaja en un plan para endosar Davigel a otra empresa que saque mayor provecho a la empresa, especializada en comida y postres para colegios, restaurantes y hoteles, y que facturó el año pasado a nivel internacional más de 700 millones de euros.

Los trabajadores de la sede de Sant Just Desvern (Barcelona) están convencidos de que las operaciones serán transferidas a otras empresas, aunque Nestlé no ha hablado de ventas sino de la búsqueda de "opciones estratégicas". Analistas de mercado han calculado que la compañía, que ha enfrentado una dura crisis de consumo en Europa, podría tener un valor de mercado de unos 300 millones de euros.


Proceso de desinversiones


Los trabajadores de Davigel en España se han comenzado a movilizar para elegir a representantes sindicales ante las posibles medidas que podrían suponer una pérdida de puestos de trabajo. Nestlé considera que el negocio de los platos preparados y congelados para el consumo fuera del hogar es residual y no merece mayores atenciones.

La compañía suiza desarrolla durante los últimos años una estrategia para deshacerse de sus negocios medulares. En febrero de este año vendió Power Bar, la división de barras deportivas (alimento de uso habitual en los gimnasios) a la compañía estadounidense Post Holdings y en noviembre del año pasado se deshizo de la mayoría de los productos dietéticos Jenny Craig, distribuidos principalmente en Estados Unidos y Europa.

En 2012, Nestlé también vendió en Australia la primera marca de helados, la centenaria Peter Ice Cream, y cedió marcas de aguas y manantiales como Caldes de Malavella (Girona).


La Cocinera sigue en cartera


Pese al posible desprendimiento de la cocina congelada para restaurantes, Nestlé sigue invirtiendo en platos congelados para el consumo en hogar con La Cocinera, una marca que adquirió en 2000 y que cuenta con una producción en España de 20.000 toneladas para el consumo interno y para la exportación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad