Protesta de la plantilla de Nissan Ávila contra el cierre de la fábrica. EFE

Nissan deja en el aire el futuro de Ávila a un día del fin del ultimátum

stop

La dirección del grupo Renault-Nissan y los sindicatos negocian in extremis la salvación de la planta de Ávila con las posiciones muy alejadas

Barcelona, 14 de junio de 2017 (06:55 CET)

Las reuniones se han sucedido en las últimas dos semanas con nulos avances hasta que se ha llegado al tiempo de descuento. Nissan marcó en el calendario este miércoles 14 de junio como último día para negociar la continuidad de la fábrica de Ávila y la dirección de la empresa y los sindicatos llegan al día D con las posiciones muy alejadas. Si no hay acuerdo in extremis, la planta, que tiene unos 470 trabajadores, cerrará definitivamente, como ha subrayado Nissan durante todas las negociaciones.

Este mismo martes ha habido una nueva reunión, después de las dos de la semana pasada, para buscar un acuerdo. La reunión ha sido corta, una hora, y sin novedades. La alianza Renault-Nissan exige a la plantilla de Ávila que se acoja al convenio de Renault, con sueldos hasta un 25% inferiores a los actuales, mientras que los sindicatos piden concreción respecto a los empleos que permanecerán en Ávila. Y en medio, una amenaza de ERE que ha enturbiado las últimas conversaciones.

Nissan decidió a principios de año abandonar la fabricación de camiones en Ávila por cuestiones estratégicas. Como alternativa, la alianza propuso transformar la planta abulense en una fábrica de recambios y componentes para las distintas plantas del grupo Renault-Nissan en España y especialmente en Castilla y León, pero puso como fecha límite para iniciar la transformación  el 15 de junio.

Nissan garantiza empleo a largo plazo y ofrece bajas incentivadas a cambio de bajar sueldos un 25%

Las dos partes volvieron a chocar este martes. Para Nissan, su propuesto es lo suficientemente interesante y concreta como para que la acepten los sindicatos. La alianza garantiza el trabajo para toda la plantilla de Ávila en 2024, sea en la planta de recambios que se instalará –si hay acuerdo– en la hasta ahora fábrica de camiones, o en el resto de instalaciones de Renault en Castilla y León. La marca francesa tiene una fábrica de coches en Valladolid.

En previsión de que haya trabajadores de Ávila que quieran abandonar la compañía antes que aceptar las condiciones del convenio de Renault, o que cambiar de centro de trabajo, la compañía incluye en su propuesta la posibilidad de que los empleados puedan acogerse a un plan de bajas voluntarias incentivadas. Nissan ha hecho una oferta de 50 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades.

Pero esta oferta tiene un requisito que está encallando la negociación: cambiar al convenio de Renault para evitar que haya trabajadores del grupo en la misma región con condiciones laborales muy dispares. Los sindicatos lo han rechazado desde el principio porque supone una pérdida de salario de hasta el 25%, pero también porque piden más concreción.

Fuentes del comité de empresa explicaron que la comisión negociadora de la alianza, liderada por José Vicente de los Mozos, vicepresidente del grupo Renault a nivel mundial, sigue sin concretar los tiempos de la transformación de la fábrica ni el número de trabajadores que continuarán tras la firma, si es que la hay. A los representantes sindicales les preocupa que bajen los salarios para terminar haciendo un ERE al poco tiempo.

Reunión maratoniana y acuerdo o cierre

En una nota de prensa remitida tras la reunión del martes, Nissan volvió a insistir en que la condición sine qua non es la firma del convenio, como hizo De los Mozos la semana pasada. Por tanto, ambas partes llegan a la última reunión muy lejos y con pocos visos de acuerdo si no flexibilizan sus posturas o si concretan las propuestas. No obstante, como suele ocurrir en estos casos, puede vivirse un miércoles de reunión maratoniana con acuerdo de última hora.

Si no hay acuerdo, los sindicatos han convocado huelga el día 15 como protesta, mientras la empresa, si cumple con su timing, anunciará el cierre definitivo de la fábrica y podría despedir de forma inmediata a 91 empleados, según denunció el presidente del comité de empresa de Nissan Ávila. El desenlace, en unas horas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad