Gerard Piqué en un entrenamiento esta semana con la selección española. Defiende el derecho a votar de los catalanes, aunque asegura que no es independentista. /EFE

Gerard Piqué entrena tras el 1-O para ser presidente del Barça

stop

Gerard Piqué gana puntos con sus declaraciones sobre el 1-O para cumplir su sueño de presidir el FC Barcelona

Josep Maria Casas

Economía Digital

Gerard Piqué en un entrenamiento esta semana con la selección española. Defiende el derecho a votar de los catalanes, aunque asegura que no es independentista. /EFE

Barcelona, 08 de octubre de 2017 (04:55 CET)

Gerard Piqué quiere ser presidente del Barça. Lo ha dicho en multitud de ocasiones. En público y en privado. La última el pasado julio, en una entrevista con la revista de fútbol japonesa Soccer King: “No estoy hecho para ser entrenador. Quiero ser presidente del Barça: este es mi sueño”.

En el entorno de Josep Maria Bartomeu tienen claro que Piqué se prepara para ser presidente del Barça cuando cuelgue las botas. No le pondrán palos en las ruedas. Fuentes próximas a Bartomeu recuerdan que este finaliza su mandato en julio de 2021, cuando Piqué tendrá 34 años, una edad en la que los futbolistas de primer nivel suelen retirarse o emprender aventuras en ligas menos competitivas. Estas fuentes consideran factible, incluso “conveniente”, que Piqué opte a la presidencia en aquellas elecciones.

Bartomeu ha anunciado públicamente que piensa acabar su mandato. No se plantea avanzar las elecciones, aunque en el Barça todo depende de los resultados deportivos. Sin un sucesor claro, algunos de los actuales cargos del club abrazan la idea de que es necesario acabar de una vez por todas con las herencias del pasado –Joan Laporta, Sandro Rosell e, incluso, con el mismo Bartomeu– para abrir una nueva etapa. Piqué está en condiciones de liderarla.

Cuando deje de jugar en el Barça, Piqué podría seguir los pasos de David Villa en el fútbol norteamericano, pero no precisamente en el New York City. Se ha especulado con que podría recalar en el Orlando City por el supuesto interés de su esposa, la cantante Shakira, de establecerse en Miami. Un amigo de Piqué asegura que todo son especulaciones sin ningún fundamento. En cambio, insiste en que quiere ser presidente del Barça.

Sin rival

El momento propicio para que alcanzase la presidencia sería poco después de abandonar el primer equipo del Barça. Si se presenta a las elecciones de 2021, no tendría rival. “Ni Pep Guardiola estaría en condiciones de derrotarle”, aseguran fuentes de las altas esferas del club. Explican que reúne les condiciones necesarias: su abuelo ya fue directivo del Barça, es de la casa de toda la vida, azulgrana hasta la médula, tiene madera de líder y le persigue la caverna merengue.

En estos momentos, ejerce como futbolista, portavoz –aunque el famoso “se queda” de Neymar arruinó este papel– y presidente en funciones. La actual junta de Bartomeu reconoce que jugó un papel destacado en la firma de Rakuten como patrocinador del Barça. Incluso el merengue Eduardo Inda se ha referido a Piqué como “presidente” y a Bartomeu como su “vicepresidente”.

Toma posición en el 1-O

En el Barça se apunta que sus declaraciones sobre el referéndum del 1-O refuerzan su perfil de presidenciable. Piqué acudió a votar. Se armó una nueva polémica mediática en la prensa madrileña. Luego, en una rueda de prensa durante la concentración de la selección española, concretó su posición política: aseguró que no es independentista, pero que está “a favor de la que la gente pueda votar”. Estas palabras no han provocado ninguna reacción en contra entre los seguidores azulgranas, ni en los independentistas ni en los unionistas.

Sin embargo, para ganar enteros para presidir el Barça aún le falta conquistar una posición: la de capitán. El equipo tiene cuatro: Iniesta, Messi, Busquets y Mascherano. Piqué no está entre ellos porque no fue elegido por sus compañeros. Según informaciones de la prensa deportiva, en el último partido en el Camp Nou se mostró partidario de no jugarlo como protesta por la violencia de las cargas policiales. Los cuatro capitanes no compartían esta posición. Querían jugar, pero en esta decisión poco tenía que ver la política. Sencillamente, no querían perder los tres puntos del partido y otros tres como castigo por no presentarse. Curiosamente, Bartomeu habló el domingo con Piqué pese a que no es capitán.

Gerard Piqué: en su club le ven presidente cuando cuelgue las botas dentro de cuatro años

A Piqué aún le queda tiempo para los negocios. En su perfil de LinkedIn se presenta como presidente y cofundador de eFootball.Pro (la marca de E-Esports Media Rigts) y de Karad Games. Las dos se dedican al sector de los videojuegos. Pero tiene muchas más actividades. En los dos últimos años ha entrado en el negocio de las gafas con Kypers (propiedad de la familia), en el de las hamburguesas con Natrus (juntamente con los hijos de Joan Boix, exdirectivo del Barça y primer ejecutivo del grupo cárnico Nobel) o en las bebidas isotónicas con 426 Milles (con su amigo Carles Puyol y los hermanos Boix). El vehículo inversor de Piqué es Kerad 3 Invest Sicav, que preside su padre y en el que el futbolista aparece como apoderado. Al cierre de 2016 esta sicav tenía unos activos de 13,4 millones de euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad