Principio de acuerdo para que Agbar adquiera Aguas de Sabadell

stop

Los principales accionistas de Cassa han vinculado su participación para negociar con la gestora presidida por Ángel Simón

Ángel Simón, presidente de Agbar

19 de diciembre de 2012 (20:24 CET)

Aguas de Barcelona (Agbar) podría quedarse con la Compañía de Aguas de Sabadell (Cassa) al tercer intento. Este miércoles ambas sociedades han firmado un principio de acuerdo para llevar las negociaciones a buen puerto, afirman fuentes empresariales a Economía Digital. Es la primera vez que el grupo encabezado por Ángel Simón y Cassa rubrican un documento en este sentido.

El primer intento de la gestora de aguas controlada por Suez y La Caixa para hacerse con la compañía local, del que es segundo accionista con el 13,2% del capital, fue en junio de 2010 a través de una OPA hostil. No prosperó por la negativa de ciertos accionistas y el Ayuntamiento de Sabadell, quienes alegaron que era necesario mantener el carácter local del grupo, que es mixto. Fue el mismo obstáculo que se encontró Agbar el pasado julio, cuando reinició las conversaciones con los accionistas de referencia de Cassa, ya de forma amistosa.

Pero en los últimos meses, todo ha cambiado. Incluso el alcalde de la localidad del Vallès Occidental (Barcelona), Manuel Bustos, que ha dejado temporalmente las riendas del consistorio por el caso Mercurio. Le ha pasado el testigo a Juan Carlos Sánchez, también del PSC. En cualquier caso, la nueva ronda de contactos entre Agbar y Cassa se inició antes de que estallara el escándalo de la supuesta trama de corrupción, tal y como afirman fuentes conocedoras de la operación.

Sindicar acciones

Otra de las novedades en este intento de adquisición es que los grandes accionistas unieron su participación en Cassa “para que la operación siga adelante”, en palabras de otro interlocutor conocedor del proceso. Entre los privados que han vinculado sus títulos (los llamados de clase B) están los más interesados en hacer caja con la operación, como el BBVA tras adquirir Unnim. Calculan que con la venta de esta participación industrial podría ganar casi 5,5 millones de euros.

También han participado Banc Sabadell, la Cambra de Comerç de Sabadell y el Gremi de Fabricants (patronal integrada en Foment del Treball). Además de otros accionistas más pequeños entre los que incluso se encontraría el presidente de Cassa, Xavier Bigatá.

Precio final

Tras dos años, el precio final de la compra que se fije quedará muy por debajo de la oferta que se hizo en plena OPA hostil. Agbar quería comprar inicialmente por 71,5 euros por título, que rebajó hasta los 65,65 euros tras las primeras tensiones de la operación. En la segunda tentativa de hacerse con Cassa se llegó a hablar de ofertar 44 euros por acción, y esta vez el precio incluso podría quedar por debajo de esta cantidad.

Y es que en los últimos cinco meses la cotización de Cassa ha pasado de los 65,15 euros a los 57,9 euros al cierre de la sesión del miércoles. Una bajada que la compañía achacó a la “tendencia del mercado de valores” en la presentación de los resultados del tercer trimestre. Obtuvo unos beneficios de 250 mil euros, 350 mil menos que el mismo periodo del año anterior.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad