Seat pierde opciones para fabricar el nuevo modelo de Volkswagen

stop

AUTOMOCIÓN

El presidente de Seat, Jürgen Stackmann. | ED

30 de octubre de 2013 (20:45 CET)

La sede central de Seat, situada en Martorell (Barcelona), pierde opciones para convertirse en el centro de trabajo que fabrique el nuevo modelo de la marca española. La automovilística dirigida por Jürgen Stackmann lanzará al mercado un todocamino, un híbrido entre turismo y todoterreno denominado SUV. Pero se fabricará lejos de casa, según han revelado fuentes conocedoras de la decisión vinculadas al sector y a las administraciones.

Las factorías del Grupo Volkswagen situadas en el este de Europa son las que parten con más ventaja para hacerse con la adjudicación. El grupo aún no ha tomado una decisión de forma oficial, recuerdan desde Seat. El presidente de la compañía comunicó a los directivos que lo más probable es que el anuncio llegue en noviembre. Ni siquiera se ha comunicado públicamente la fecha. De hecho, las negociaciones entre las marcas del grupo y la Administración española están abiertas y siguen desarrollándose en las últimas horas.

Incremento en la producción del Q3

¿Martorell pierde el nuevo modelo por problemas de competitividad? Todas las fuentes consultadas se muestran unánimes en este punto, el 'no' es rotundo. Aseguran que se trata de una decisión estratégica de la multinacional alemana, que quiere dar un impulso a los centros de producción del Este. Destacan incluso la alta calidad que ha alcanzado el estándar de fabricación del centro catalán.

Y para muestra, un botón. Volkswagen ha incrementado la producción del modelo Audi Q3 que se hace en la factoría. Ha pasado de los 83.000 vehículos previstos a unos 100.000. Es el primer coche de alta gama que se fabrica en la planta y la calidad final incluso ha superado algunos centros de Alemania, de acuerdo con las mismas fuentes.

Ajustes laborales

Volkswagen tampoco tiene problemas laborales en Martorell. Los últimos pactos con los sindicatos se han firmado con paz social. Tiene en marcha un expediente de regulación de empleo temporal en la parte productiva. Se justificó por la difícil situación del mercado de la automoción y el fin de la producción de los modelos Exeo.

La reestructuración está aprobada y empezó en septiembre, pero no se ha podido aplicar en sus niveles máximos. La demanda de vehículos ha superado la expectativa inicial.

Stackmann tiene pendiente pactar con la plantilla cómo aplica una medida parecida para el personal de administración. El presidente anunció la semana pasada que debe reducir los gastos de este departamento el 5% hasta 2015. Por el momento, aún no se ha sentado con el comité de empresa para lograr este fin.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad