Springwater exprimió Miró para financiar otras empresas del grupo

stop

Un informe concursal asegura que la cadena catalana se endeudó con créditos ''atípicos'' e ''injustificados'' para financiar a otras compañías

Entrada de una tienda Miró.

Madrid , 24 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

La cadena de tiendas de electrodomésticos Miró se endeudó con créditos "injustificados" y "atípicos", que descapitalizaron la compañía hasta que terminó en su último concurso de acreedores. Pidió dinero a la firma de capital riesgo Gordon Brothers, sociedad dedicada a ayudar a "compañías en apuros".

La cadena llegó a pagar a Gordon Brothers, sociedad radicada en Boston (EEUU), intereses del 20%, porcentaje muy por encima de la media de mercado y completamente injustificado, según un informe del administrador concursal de Miró, al que ha tenido acceso Economía Digital.  

La cadena catalana de electrodomésticos se endeudó, en teoría, para financiar su actividad corriente y adquirir inventario, pero el dinero obtenido terminó en otras empresas de Springwater, fondo de capital riesgo suizo cuya casa matriz está radicada en Luxemburgo.  

Springwater, dirigida por Martín Gruschka, gestiona en España decenas de empresas entre las que figuran, además de Miró, Pullmantur, Wamos, Peggy Sue y Unipapel. Los ex empleados de esta última sociedad han denunciado a Gruschka por alzamiento de bienes.  
  
https://www.economiadigital.es/uploads/s1/38/46/54/miro-84654.jpg?t=1479913453
Los créditos que recibía Miró coincidían con el dinero aportado a otras empresas del grupo


El dinero regresó tarde  

Miró alcanzó su máximo nivel de deuda en septiembre de 2015 cuando acumuló más de 12 millones de euros en compromisos. Y el sobre-endeudamiento de la cadena, que no invertía en mercancía y que sufría serios problemas de stock, terminó por asfixiarla.  

Después de actuar como el banco del resto del grupo, Miró recibió el dinero de vuelta, pero demasiado tarde. Entonces, la empresa ya era inviable y estaba destinada al concurso de acreedores, el cierre de tiendas y al despido masivo de casi toda la plantilla.

El administrador concursal no se explica la razón por la que Miró firmó créditos con intereses del 20% cuando pertenecía a un cash pool con otras empresas del grupo mediante el que podía obtener préstamos al 2% de interés. 

"Los pagos realizados para cumplir con las obligaciones del contrato suscrito con Gordon Brothers han supuesto un importante lastre para la liquidez de la concursada", explica el informe.

Fuentes de la compañía han asegurado que Springwater no tenía intención de perjudicar económicamente a Miró.
 
Contracción paulatina
 
El fondo de capital riesgo Springwater compró Miró en 2011 por apenas tres millones de euros. Anunció un ambicioso plan de expansión de 34 nuevas tiendas y una facturación prevista de 175 millones de euros al año. La compañía no sólo no pudo lograr la expansión, sino que se contrajo de forma paulatina.  

El ex director financiero de Miró, Toni Escribano, renunció tras denunciar que el propietario de la compañía había llevado a la empresa a la descapitalización. El directivo aseguró que las condiciones impuestas por Springwater le impedían realizar su trabajo "con normalidad".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad