stop

Unipost, grupo postal de los Raventós, impaga una nueva extra a sus empleados, con lo que su deuda con la plantilla se acerca a los cinco millones

Xavier Alegret

Las pérdidas de Unipost duplicaron las del año pasado en los primeros ocho meses de 2017. ED/archivo

Barcelona, 03 de julio de 2017 (06:55 CET)

Unipost debe 5,4 millones de euros a Hacienda, según constaba en la lista hecha pública por el ministerio comandado por Cristóbal Montoro hace pocos días. La empresa no ha respondido si se ha puesto ya al día o no. Tampoco ha respondido si en junio, que terminó el viernes, abonó la extra de verano a la plantilla, pero fuentes cercanas a la compañía explicaron que no lo hizo, por lo que acumula una nueva extra impagada y una deuda de cerca de cinco millones con sus trabajadores.

La empresa postal de la familia Raventós acumula un amplio historial de conflictos con su plantilla por los retrasos en las nóminas y el impago de las extras, que ha llegado a los juzgados. De hecho, la Audiencia Nacional dio la razón a la plantilla y está solo pendiente de un recurso de queja de Unipost al Tribunal Supremo. Las extras que están en el Supremo son la de Navidad de 2016 y el 60% pendiente de la de hace un año. En total, unos tres millones de euros.

Ahora la compañía acumula una nueva deuda con la plantilla, al haber impagado la extra de verano, un total de casi dos millones de euros, según cálculos de los sindicatos. Con esta extra, los salarios adeudados por Unipost se acercarán a los cinco millones de euros y abrirán un nuevo conflicto con la plantilla. Muy probablemente, los trabajadores opten por reclamar las nóminas y abran una nueva vía judicial.

De momento, las dos partes, la dirección y el comité de empresa, tienen pendiente una reunión para hablar de la situación de la compañía y de los calendarios de pago de las extras. Unipost intentó pagar las pendientes del año pasado en enero 2018, pero los sindicatos lo rechazaron e iniciaron las reclamaciones judiciales, que prosiguen. De hecho, están ya solo pendiente de la decisión del Supremo y de que el juez diga cómo se deben abonar.

Unipost ya deben casi tres extras a su plantilla, en total casi cinco millones de euros

Paralelamente, también tienen un conflicto abierto por las nóminas ordinarias. La empresa que dirige Pablo Raventós intentó pactar su fraccionamiento con los representantes de los trabajadores. Éstos lo rechazaron y anunció que pagaría un 50% hasta el día 5 de mes y el resto hacia el 15, pero ha terminado fraccionándolas hasta en cuatro y pagándolas hasta más allá del día 20.

El comité de empresa también lo denunció, y Unipost está recibiendo requerimientos y sanciones de la Inspección de Trabajo de varias provincias para que normalice los pagos, pero no lo está haciendo.

El grupo postal privado propiedad de la familia Raventós cerró 2015, el último ejercicio disponible, con una facturación de 93,9 millones de euros y unas pérdidas de 2,2 millones, la mitad que en 2014. No obstante, en 2016 empeoró estas cifras y perdió más de cuatro millones de euros. La auditoría de 2015 ponía en evidencia la delicada situación patrimonial de la sociedad, que se encontraba en causa de disolución.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad