Francisco González, expresidente de BBVA.  EFE/Sergio Barrenechea
stop

El excomisario acusa a Corrochano como único enlace en el BBVA

Madrid, 11 de julio de 2019 (10:55 CET)

En medio del paseíllo judicial de altos directivos del BBVA por el supuesto caso de espionaje encargado por la entidad bancaria al ex comisario José Manuel Villarejo, el que fuera presidente de la entidad, Francisco González (FG), cuando se produjo el contacto con la empresa del policía jubilado en 2004, ha quedado desmarcado del caso. 

El ex comisario ha negado ante el juez que instruye la causa y los dos fiscales Anticorrupción encargados de la investigación que tuviera contacto con Francisco González, ni siquiera telefónico, y ha asegurado que su conexión con la entidad bancaria era el exjefe de seguridad del BBVA y excomisario general de Policía Judicial, Julio Corrochano

A principios de este mes de julio, el juez Manuel García Castellón, imputó a Corrochano en la investigación, aunque este se acogió a su derecho a no declarar y se le impuso una fianza de 300.000 euros y la prohibición de salir de España. 

El nombre de Corrochano aparece en contratos suscritos con la empresa de Villarejo, y en intervenciones telefónicas consta una conversación suya en la que asegura que el "presi" le llamaba cada diez o quince días, en alusión a Francisco González, conocido como FG, lo que supondría que estaba al corriente de esta operación de espionaje.

Por el momento, el expresidente del banco, Francisco González, no ha sido llamado a declarar, pero la presunta implicación de directivos de su círculo más estrecho, daña la imagen del banco y pone el foco en su posible implicación. 

El juez investiga la relación del BBVA con Cenyt, la empresa de Villarejo, que se cree comenzó en 2004, cuando Sacyr pretendía tomar el control de la entidad. Según la investigación el banco contrató los servicios de Cenyt por 5 millones de euros.

Según señaló el abogado del excomisario, Antonio José García Cabrera, el miércoles a las puertas de la cárcel de Estremera -donde se encuentra Villarejo-, el encargo no fue espionaje sino "una labor de Estado" a petición de "dirigentes de los servicios de inteligencia".

El ex-CEO del BBVA, Ángel Cano, llamado a declarar

El ex consejero delegado del BBVA, que era director adjunto durante el año del asalto a Sacyr del banco, cuando presuntamente BBVA contrató a la empresa de Villarejo, Ángel Cano y el miembro del consejo de administración de Garanti BBVA -la filial en Turquía-, Ricardo Gómez, están llamados a declarar este jueves. 

En medio del revuelo judicial, esta misma semana el BBVA ha retirado la acusación particular contra la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc)de la que era líder Luis Pineda, en el proceso que se sigue contra esta entidad en la Audiencia Nacional por presunta organización criminal.

Este hecho se produjo el día después de que el expresidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), Luis Pineda, presentara  una querella contra Francisco González, el excomisario Villarejo y contra el mismo BBVA, a quienes acusa de haber impulsado una operación para hundirle tanto a él como a su organización.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad