Vueling instala en Roma su tercera base internacional

stop

AERONÁUTICA

Vueling instalará un A320 en Roma

21 de marzo de 2012 (12:31 CET)

No hay dos sin tres para Vueling. La compañía aérea que preside Josep Piqué ha aterrizado este miércoles en el Aeropuerto Roma-Fiumicino donde instalará su tercera base internacional a partir del próximo 25 de marzo.

La decisión de establecer un avión Airbus A320 de forma permanente en la capital italiana se centra en el “compromiso de seguir creciendo” tras el éxito alcanzado en el aeropuerto holandés de Schipol, otra de las bases internacionales de la aerolínea junto a la de Tolouse (Francia). “Un apuesta por Roma que podría consolidarse dentro de un año con uno o dos aeroplanos más”, según ha detallado el consejero delegado de Vueling, Álex Cruz.

La segunda mayor aerolínea española pretende afianzar su posición en Europa “mejorando horarios y abriendo nuevos destinos”. Con la base italiana, Vueling ofrecerá a los usuarios un vuelo diario a las siete de la mañana con destino Barcelona “perfecto para los que viajan por negocios y para conectar con la amplia red de vuelos desde El Prat”.

Potenciar un mercado fuerte

Los mercados externos más potentes en Catalunya son Francia, Reino Unido e Italia. Sólo en el último año, se han recibido 1,24 millones de turistas italianos, lo que se traduce en el 9,1% del conjunto de extranjeros, con un aumento del 5,9% si se compara con las cifras de 2010. Según Cruz, este crecimiento ha decantado la balanza finalmente por Roma. Además, ha recordado que operan en el país transalpino desde el nacimiento de Vueling, en 2004.

Durante la temporada estival, la compañía operará en nueve ciudades italianas --Milán, Venecia, Florencia, Nápoles, Palermo, Pisa, Génova, Verona y Roma-- y conectará las instalaciones romanas con siete destinos: Las Palmas de Gran Canaria, Lanzarote, Santiago, A Coruña, Vigo, Brest y Southampton. Un área en la que Vueling contará con una fuerte competencia liderada por Alitalia, que va de la mano con Ryanair.

La quiebra de Spanair “un efecto pasajero”

La desaparición de Spanair ha resultado, cuanto menos, ventajoso para Vueling. Los directivos de la aerolínea han explicado que ya se han apoderado de parte de su pastel.

De entrada, ha supuesto su desembarco en dos mercados adicionales (Berlín y Hamburgo), la recepción de nuevos aviones y la contratación de trabajadores. Sin embargo, “es un efecto pasajero”, asegura Cruz.

Billetes más caros

El principal problema que amenaza ahora el sector es el elevado precio del combustible que ha alcanzado los 125 dólares por barril. Una evolución in crescendo que podría obligar a “subir el precio de los billetes que ya han sufrido una subida de dos a cuatro euros aunque no ha habido por ello contracción en las reservas”, explica Cruz. “Si asciende hasta 150 dólares el barril, estamos de luto en esta industria y habrá más bancarrotas”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad