Yoigo y Orange, a la carrera del 4G en España

stop

La implantación tendrá un impacto de más de 12.000 millones en la economía

 Jean Marc Vignolles (Orange España) y  Eduardo Taulet (CEO de Yoigo)/ARCHIVO

23 de abril de 2013 (21:21 CET)

Las principales compañías de telecomunicaciones se disputan el liderazgo de la tecnología de cuarta generación en España. Yoigo se postula como pionera en la extensión del 4G o LTE a partir de este verano, pero Orange le pisa los talones. Las reformas del Ministerio de Industria, Energía y Turismo dirigido por José Manuel Soria, han adelantado su implantación un año antes de lo previsto gracias a la liberación del dividendo digital.

El presidente de TeliaSonera Servicios Móvil (la matriz sueca de Yoigo), Tero Kivisaari, junto al delegado de Yoigo, Eduardo Taulet, se han reunido con Soria, para analizar la inversión de la operadora. Su espectro disponible la sitúa en una posición ventajosa, tal y como recordó Taulet en el reciente Mobile World Congress (MWC).

Inversión de Orange

La compañía se ha posicionado como la primera que desplegará la tecnología al tener disponibles las frecuencias de 1.800 megahercios (MHz). La matriz fue el primer operador que lanzó el 4G en 2009. Y ahora cuenta con más de 500.000 clientes en los países nórdicos y bálticos.

Pero fuentes de la filial de telefonía móvil del grupo France Télécom, Orange, han aseverado que están preparados para implantar esta tecnología en el tercer trimestre del año. Entre 2010 y 2013, la compañía gala ha invertido 500 millones de euros en adaptar y renovar su red con el objetivo de desplegar el 4G, entre otros.

Hermetismo del despliegue

En ningún caso las compañías especifican el área geográfica por la que empezarán a desplegar el 4G. Los planes estratégicos de los operadores priman el hermetismo del despliegue.

Lo que sí se sabe es que las nuevas redes de telefonía móvil favorecerán la calidad y velocidad de conexión hasta los 100 megabytes (Mb) en movimiento y el gigabyte (Gb) en reposo.

Y no sólo se trata de una mejora de la conexión móvil y la transferencia de datos. La convergencia de redes inalámbricas y de cable tendrá un impacto favorable en la economía española de más de 12.000 millones de euros, según estimaciones del ministerio de Industria.

Alternancia con las redes wifi

Por ello, el Gobierno destaca la necesidad de despegar la tecnología para poder absorber el elevado volumen de tráfico de Internet móvil que generará y mejorará la velocidad de conexiones.

En la última edición del MWC, Telefónica avanzó sus últimos planes acerca del 4G. Y sin especificar la implantación por parte de la española, mostró sus avances en integración de las redes wifi con el 4G. A partir de 2014, smartphones y tablets podrán alternar ambas tecnologías sin necesidad de que el usuario realice cambios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad